21 de junio de 2013 / 02:24 p.m.

Monterrey  • Al reiterar la exigencia de que se hagan públicostodos los datos de la auditoría practicada a la Comisión Estatal Electoral (CEE), los dos principales partidos políticos en la entidad tuvieron opiniones divididas al respecto; pues mientras el PRI señala que podría proceder una denuncia penal contra quien resulte responsable por las irregularidades detectadas por la firma Pricewaterhouse Coopers, el PAN dice que no hay elementos para la misma.

Los representantes de los partidos ante el pleno de la CEE señalaron que pocos datos se han dado a conocer a la opinión pública, y exigieron que se entregue el estudio hecho por la firma extranjera. Édgar Romo, quien además es el líder de los diputados locales del PRI, señaló que ya realizaron la solicitud formal ante la CEE.

"En lo que respecta al Partido Revolucionario Institucional ya se pidió la información, con copia certificada; esperamos que la entreguen a la brevedad para definir si hay faltas administrativas que ameriten sanciones administrativas o penales", dijo.

Sin embargo, para Romo García, con lo que hizo público el presidente del organismo, Luis Daniel López Ruiz, evidencia que existen faltas graves, que incluso podrían derivar en una denuncia penal.

"Posiblemente lo hay, de acuerdo con lo que se está declarando y que han hecho público los medios de comunicación, hay faltas administrativas graves; por eso necesitamos conocer a fondo la información2, refirió.

En esto no coincidió la representante del PAN ante la CEE, Jovita Morín Flores, quien dijo que no existen fundamentos para una querella de este tipo.

"Debemos resaltar que la misma no arroja un daño al propio organismo ni se registra menoscabo en sus finanzas, por lo que deberán implementarse mejoras para abatir las observaciones de carácter administrativo y preparar los mejores caminos para la contienda 2015", señaló.

"No lo arroja la auditoría, habla de mejoras, no de daños; mientras no se abra la información no tenemos certeza. No hay pruebas contundentes, de ahí la postura de que se abra la cláusula y se entregue el documento íntegro a fin de que sea analizado", agregó.

Al respecto, el titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), Sergio Marenco Sánchez, dijo que en breve iniciarán el análisis de la Cuenta Pública 2012 de la CEE, por lo que descartó una auditoría especial, pero indicó que se revisarán todas las posibles irregularidades.

"Vamos a revisar la cuenta pública y vamos a ver qué es lo que pueda contener, pero como todavía no entramos a revisar, durante nuestro proceso de administración no podemos hacer ningún comentario, nos lo impide la ley", dijo.

Marenco Sánchez aclaró que la única auditoría que la CEE está obligada a revelar es la de su cuenta pública, que revisa la ASE, debido a que se trata de un órgano autónomo y colegiado.

Los representantes de PRI y el PAN no coinciden con esto, por lo que advirtieron que mantendrán la exigencia de que la auditoría sea transparentada.

“Transparentar las finanzas debe convertirse en la práctica común de todo órgano que maneja recursos públicos; en el caso de la CEE debe ser urgente la renegociación del contrato emitido por la auditoría en el sentido de abrir la información y no violentar normas de carácter civil por la cláusula de confidencialidad”, señaló Jovita Morín.

"Es una cláusula que obliga a la Auditoría a no divulgar la información; sin embargo, el propietario de la información es la Comisión Estatal Electoral; la cláusula es para que la auditoría no pueda compartir la información con terceros", dijo Édgar Romo.

La fiscalización de la cuenta pública 2012 de la Comisión Estatal Electoral por la Auditoría Superior del Estado deberá estar lista y ser publicada entre el 12 y el 15 de octubre de este año, según la Ley de Fiscalización del Estado.

REYNALDO OCHOA