24 de diciembre de 2013 / 12:19 a.m.

El ex presidente de River Plate Daniel Passarella y hombres ligados al gobierno, además de policías y barrabravas, estarían involucrados en una presunta estafa por reventa de entradas, según una investigación judicial en curso.

Dando por sentado que esa investigación existe, el jefe de Gabinete Jorge Capitanich dijo el lunes que se deberá sancionar "a quienes hayan delinquido" con esa maniobra en perjuicio de asociados de River.

Capitanich habló en reunión prensa, entre otras cosas para aventar rumores de que podría haber una protección política que frenase esa investigación, ya que entre los involucrados se encontraría Diego Rodríguez, hermano de la ministra de Seguridad de la nación María Cecilia Rodríguez.

Capitanich señaló que "debe seguir su curso" una investigación judicial que impulsa el fiscal José María Campagnoli, la cual está frenada porque Campagnoli fue suspendido el 12 de diciembre por su actuación en una causa de lavado de dinero contra un empresario estrechamente ligado al gobierno de la presidenta Cristina Fernández.

The Associated Press llamó a la fiscalía pero el fiscal no estaba precisamente por estar suspendido y tampoco respondió a llamados en otro teléfono. Una fuente de la fiscalía que pidió anonimato dijo que Campagnoli impulsa esa investigación desde hace varios meses, es decir antes de estar suspendido.

El deportivo Olé, este fin de semana y el lunes, dio detalles de la causa. Supuestamente se estaban poniendo a la venta entradas reservadas para los socios de River, que deben retirarlas presentando su carnet, en un trámite que en Argentina se conoce como canje.

Según Olé, varios ex dirigentes de River, entre ellos Passarella, tenían conocimiento que unos 10.000 asociados de River no solían asistir a la cancha, por lo que esos boletos iban a parar a barrabravas para su reventa en diversos puntos de comercialización.

"El canje hay que eliminarlo; produce eso que salió a la luz", declaró el lunes el presidente de River Rodolfo D'Onofrio, quien 15 de diciembre ganó las elecciones presidenciales en River en la que no se presentó Passarella, campeón mundial como defensor de Argentina en 1978 en casa y en 1986 en México, además de ser técnico de la Albiceleste en Francia 1998.

Olé señala que Campagnoli habría pedido la detención, entre otros, de Passarella, el ex vicepresidente Diego Turner, un par de policías y barrabravas de River, entre ellos uno de sus líderes, Matías Goñi.

Passarella no respondió a llamados de AP y no hizo declaraciones públicas.

Campagnoli pidió la nulidad de su suspensión —su caso podría decidirse en las próximas horas_, la cual fue solicitada por la procuradora general de la nación Alejandra Gils Carbó. Si a Campagnoli le revocan la suspensión, volvería a ponerse al frente de la causa. De lo contrario el tema lo debería seguir algún colega.

AP