7 de febrero de 2013 / 12:17 a.m.

La Secretaría del Medio Ambiente e Historia Natural del estado indicó que al menos dos municipios son los que han resentido con mayor severidad los efectos de las emisiones contaminantes.

Chiapas • La Secretaría del Medio Ambiente e Historia Natural (SEMAHN) del estado de Chiapas exigirá a PEMEX tome acciones para resarcir el grave daño causado en la Zona Norte del estado a causa de la contaminación que el complejo procesador de gas Cactus ha dejado en el aire, agua y salud de los habitantes de esa región.

Carlos Morales Vásquez, titular de SEMAHN precisó que el impacto negativo por las emisiones contaminantes del complejo no se puede precisar o medir con exactitud, no obstante consideró que al menos dos municipios norteños, entre estos Reforma, donde se ubica el complejo, son los que han resentido con mayor severidad los efectos de las emisiones contaminantes.

En conferencia de prensa, el funcionario indicó que la dependencia a su cargo realizó diversos estudios en atención a demandas ciudadanas desde el 11 al 23 de enero de este 2013, debido a las contingencias ambientales ocurridas el pasado 3 del mismo mes en esa región.

Los trabajos, efectuados con los equipos de monitoreo con que cuenta esa secretaria, se realizaron en dos áreas significativas en las que se encuentran escuelas y zonas habitacionales del municipio de Reforma, tomando como base la Norma Oficial Mexicana permitidas de la presencia de partículas suspendidas menores a 10 micras y la concentración de ozono.

“Considerando que la calidad del aire no cumple con los estándares satisfactorios para la salud de los habitantes y que de igual manera se provoca un daño irreversible al suelo, a los mantos freáticos, a las aguas, flora y fauna de la región afectada, esta Secretaría exige a PEMEX mantener mayor control en el mantenimiento y operación de sus instalaciones y resarcir el daño ecológico que provoca al medio ambiente”.

Morales dijo que la dependencia a su cargo no tiene atribuciones para sancionar a la paraestatal, sin embargo, aseguró que se pedirá a la Comisión Nacional del Agua y a la PROFEPA tomen acciones para frenar el daño irreversible, y en caso de tener conocimiento, den a conocer las medidas que se están realizando.

También presentarán el caso a la comisión de Medio Ambiente del Congreso de la Unión, ante quien se solicitará un acuerdo que pase al pleno y se emita un llamamiento pleno para atender una problemática que, reiteró, es muy grave en la zona del norte de Chiapas.

Hermes Chávez