15 de diciembre de 2013 / 02:47 a.m.

Ante Tampico Madero, Pumas, Necaxa y Cruz Azul, el América consiguió lo impensable y los más complicado durante una serie Final: remontar. Las Águilas se repusieron de distintos marcadores adversos que sacaron en los encuentros de ida ante estas cuatro escuadras, remontaron la serie y se coronaron en diversas temporadas. Es gracias a estos favorables antecedentes que Ricardo Peláez fundamenta sus respuestas en la reivindicación de su escuadra este domingo, cuando el cuadro de Coapa se enfrente en el compromiso de vuelta al León en la cancha del Estadio Azteca.

Incluso, el presidente deportivo del América le mandó un mensaje claro al León y le advirtió que en el futbol nada está escrito por lo que los triunfalismos anticipados no tienen cabida en estos momentos.

"Noto cierto ambiente de triunfalismo por parte del equipo contrario (León), pero la realidad es que faltan 90 minutos por jugarse y eso es mucho tiempo. Quiero recordarles que en el futbol nada está garantizado. Creo que hicimos un gran partido allá, no concretamos de cara al marco rival, pero nada está escrito y mucho menos nos pueden dar por muertos. Este equipo ya ha conseguido, a lo largo de su historia, remontadas que nos han dado títulos, la más reciente ante Cruz Azul".

También, el directivo aseveró que tiene confianza plena en el estilo ofensivo que ha tenido el América bajo el mando de Miguel Herrera, algo que se notó en la ida, pero a lo que solo le faltó el gol.

"Este equipo está diseñado para atacar y no me cabe duda que eso haremos desde el primer minuto del juego de vuelta, y no tengan dudas de que conseguiremos el objetivo, que es el título y el bicampeonato para la institución".

En opinión de Peláez, América necesitará de la combinación de distintos factores para que se consume el triunfo ante La Fiera, por lo que exhortó a la afición de la escuadra azulcrema para atiborrar las gradas del Estadio Azteca este domingo.

De igual manera, Ricardo dejó claro que el plantel que dirige Miguel Herrera está mentalizado en la consecución de un resultado histórico ante el conjunto del Bajío pese a la desventaja de dos goles que trajo del partido de ida.

"La disposición, la entrega y el compromiso de los jugadores, al igual que el del cuerpo técnico y el aliento de nuestra afición, es lo único que necesitamos para darle la vuelta a la eliminatoria y no tengo duda de que así va a ser. A nuestros fanáticos no puedo reprocharles nada, pero sí les pido que estén con nosotros el domingo, que nos apoyen incondicionalmente y que llenen nuestra casa, porque nada está decidido, pero les aseguro que vamos a consumar la remontada, como ya se ha hecho antes, porque así lo haremos ahora", externó el directivo azulcrema.

EXPLOTA CONTRA ÁRBITRO

Las formas y marcaciones constantes de César Arturo Ramos no convencieron durante el primer compromiso de la Final a Ricardo Peláez, y el dirigente manifestó su malestar ante la prensa por el accionar del silbante. El presidente deportivo de la institución americanista coincidió con lo dicho por Miguel Herrera al término del juego del jueves y expresó que el nazareno, oriundo de Culiacán, Sinaloa, incidió en el marcador con los Panzas Verdes, debido a errores en sus señalamientos.

"El arbitraje fue factor para la victoria del local. Al América no le marcan dos penales clarísimos —sobre Rubens Sambueza y uno más contra Luis Gabriel Rey—, uno de ellos con expulsión de por medio para el jugador del León, pero nosotros sí tenemos que aguantar las calumnias contra el equipo cuando el silbante se equivoca y nos termina por beneficiar. No voy a hablar más del tema, pero no es algo que se me haga justo".

Después de la Final, Peláez dejará su puesto en el América, al que regresará cuando termine el Mundial de Brasil.

OBLIGADOS A GANAR EN CASA

Rubens Sambueza no se excusa con reproches airados al arbitraje, y aunque reconoce que algunas de las determinaciones del silbante central César Ramos en la ida de la final entre León y América pudieron ser erróneas, considera como una obligación obtener el triunfo en el Azteca, pese a los malos arbitrajes, y a la postre el título de Liga.

"León tiene grandes individualidades, pero nosotros somos un equipo que sale y busca el beneficio colectivo en todo momento. Vencer en nuestra casa es una obligación, no sería ningún tipo de hazaña conseguir a lo que estamos obligados, que es ganar en el Azteca, porque nosotros somos los campeones del futbol mexicano y tenemos que hacer valer ese título hasta el final y contra todo, eso no tiene que importarnos", dijo.

RUBÉN GUERRERO