NOTIMEX
15 de diciembre de 2013 / 08:21 p.m.

Para los directores, productores y distribuidores el ciclo de una cita concluye cuando ésta se presenta en la pantalla grande, sin embargo, el director del Imcine, Jorge Sánchez, reconoció que la exhibición de cine mexicano en salas no ha sido del todo coherente en relación a los apoyos que otorga el instituto.

 

México.- "De la infancia" (Carlos Carrera), "Fashion models" (Rafael Montero) y "Sucedió un día" (de un colectivo de directores) son algunas de las películas terminadas que luchan por llegar a la cartelera nacional.

Directores, productores y distribuidores dan su opinión sobre por qué algunas cintas mexicanas no logran su estreno en los espacios y el tiempo adecuados, ya que el ciclo de una cinta concluye cuando ésta se presenta en la pantalla grande y puede ser vista por el público, sin embargo, no siempre es posible por diversas circunstancias.

El productor Omar González, de Malayerba Producciones, se congratuló porque después de cuatro años de haber sido realizada la película "El mar muerto", dirigida por Ignacio Ortiz, haya podido ser estrenada recientemente en la cartelera comercial.

"Teníamos tres películas enlatadas, afortunadamente una de ellas pudo salir al mercado este año (El mar muerto), pero por distintas razones las otras dos no han corrido con la misma suerte", explicó Omar González.

Recordó que las tres cintas fueron filmadas en 2009 y en el caso de "El mar muerto" intentaron desde ese entonces llegar a la cartelera, "no se pudo porque cuando se las mostrábamos a los distribuidores no se vieron interesados porque se trata de una película de autor, no comercial".

Respecto a las otras dos películas, señaló que el motivo principal de no ser estrenadas es la falta de liquidez, "aunque están visibles y se han presentado en algunos festivales, consideramos que no están listas para verse en cines".

Dijo que el que una película no salga a pantalla no es necesariamente culpa del distribuidor o el exhibidor, "muchas veces los productores no tienen la liquidez para concluir el proceso se postproducción".

"De la infancia", dijo, fue realizada gracias al apoyo del Eficine (Estímulo Fiscal a Proyectos de Inversión en la Producción Cinematográfica Nacional) y Fidecine (Fondo de Inversión y Estímulos al Cine), pero por problemas administrativos su estreno se ha pospuesto por tres años.

En opinión de Armando García, director de distribución de Gussi-Artecinema, el problema con el cine mexicano es que necesita hacer películas con historias que atraigan la atención del público, para que ello facilite su distribución y permanencia en la cartelera comercial.

"Afortunadamente tenemos directores mexicanos que han realizado cintas que han hecho igual o más dinero en taquilla que las películas americanas, tenemos como ejemplo ´Nosotros Los Nobles´ o ´No se aceptan devoluciones´ o que han sorprendido con recaudaciones de hasta 600 millones de pesos", destacó.

Lo anterior, abundó, quiere decir que no es que las distribuidoras no quieran apostar por el cine mexicano, sino "lo que necesitamos es que se realicen películas con buenos argumentos, porque sabemos hacer cine, tenemos una gran industria que no discrimina, si la película funciona se le brinda todo el apoyo".

Mientras que el director del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), Jorge Sánchez, reconoció que la exhibición de cine mexicano en salas no ha sido del todo coherente en relación a los apoyos que otorga el instituto para la creación de películas.

"Sabemos que apoyos como el Eficine y Eprocine han tenido buenos resultados, sin embargo, estamos conscientes que en materia de distribución y exhibición nos falta mucho por hacer, pero ya estamos trabajando en ello, en colaboración con instituciones como la Cineteca Nacional para la creación de una red de salas de arte", indicó.

Sánchez señaló que serán muy pocas las películas mexicanas apoyadas por el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) que quedarán pendientes de su estreno en 2013, pero que encontrarán salida en el próximo año.