SUSANA MOSCATEL
7 de junio de 2013 / 03:18 p.m.

Cancún • Will Smith siempre recibe a la prensa de buenas y con una gran sonrisa. Y está consciente de que eso es parte de su encanto, como explicó cuando platicamos con él. “Espero que pueda continuar haciendo eso. Gozo mucho lo que hago y ayuda mucho que la película sea buena. Cuando la película es buena, puedo estar sentado aquí con una energía muy positiva”.

Y ésta no es cualquier cinta para el Príncipe del Rap (le gusta que le sigamos diciendo así). Es la segunda vez que comparte pantalla con su hijo, Jaden Smith, y la tercera cinta en la que colaboran juntos.

“Trabajar con mi hijo, hay un sentido de que la vida imita al arte o que el arte imita a la vida, alguna de esas dos, los personajes como padre e hijo tienen temas muy similares con los que Jaden y yo estábamos lidiando en la vida real y eso fue fantástico, enfrentar esos temas”.

Otra sorpresa es ver la interacción entre padre e hijo. Parecen amigos, uno un poco más latoso que el otro.

“Sí”, admitió entre risas Will. “Lo molesto mucho, tengo que asegurarme que de vez en cuando, sabes, es como el bebé león, un día va a poner a prueba a todo el león, así que hago lo que puedo para que de vez en cuando choque contra mí un poquito. Que sienta la carne de hombre. Que sienta un poco el peso que mantiene a un hombre siendo el león”.

Al hablar de si le preocupa que su hijo esté expuesto a las críticas y a la faramalla que viene con ser no solo una estrella, sino hijo de otra estrella de Hollywood, dijo: “La vida son problemas. Tienes que escoger tus problemas. Soy actor, más de la mitad de mi vida ha sido en el mundo del entretenimiento. Si hay algo que sé hacer es navegar en el mundo. Así que para que mis hijos eligieran entretenimiento fue una decisión mucho menos peligrosa que si hubieran acordado destacar en futbol o matemáticas”. Los Smith han dicho que hay otros proyectos familiares.“Para mí no hay versión de salir de esta vida sin sufrimiento, dolor o problemas. Estoy contento de que estos son los problemas que Jaden ha elegido, porque lo puedo ayudar con ellos”.

Jaden

Es claro que el peso que tiene Jaden Smith en esta película es importante. No está haciendo segunda a su famoso padre, sino que está compartiendo la pantalla y en varias escenas llevando la delantera. Mucho más tranquilo que cuando dio, dos años atrás, entrevistas para Karate Kid, queda muy claro que ha aprendido mucho de su padre, sobre todo de cómo promover una cinta: “Lo que siento es que Kitai, ese es mi personaje, está acompañándolo en su travesía. Pero siento que también estás siguiendo mi travesía. Cuando hice la última escena, igual que mi personaje, fui y dije: ‘Mira papá, lo que hice’ y es un asunto así”.

Así que, aunque es arriesgado dentro de la industria, es un proyecto que nació en casa. Una casa donde el padre es tan solo eso, el padre, y no una de las estrellas de cine más reconocidas del mundo. Las comparaciones, sin embargo, son inevitables y le preguntamos a Jaden qué tan rudo se pone el asunto: “No hay demasiada presión, porque sé que sin que importe lo que diga la gente voy a seguir haciendo lo que amo”.

De la idea de crecer ante los reflectores, tiene claro que fue por elección: “Siento que está muy padre porque tienes oportunidad de pasártela bien con otros niños estrellas, así que es divertido. Esto es lo normal para mí. Me llevo con chavos que no están en el negocio, así que sí sé. Pero quiero vivir en un nivel creativo mayor”.

Ahora, cuando tu padre es tu coestrella es una cosa, pero cuando es el productor de tu cinta es otra. Jaden narra un par de anécdotas. “Sí, estaban las víboras más venenosas de todo Costa Rica y fueron con mi papá y le dijeron de una escena: ‘Creemos que hay que mover a Jaden porque encontramos a siete de esas víboras en el árbol, abrieron una caja y ahí estaban siseando. Entonces mi papá contestó: ‘No le digan eso, cuando tengamos la escena le digo’ y había cocodrilos, pirañas vegetarianas, no sé cómo sabían que eran vegetarianas, pero ahí estaban”. Al final, Jaden tiene claro su objetivo: “Espero poder ser como mi papá, es a lo que le estoy tirando”.