MIRIAM CASTILLO Y ANA CECILIA MÉNDEZ
14 de junio de 2013 / 01:18 p.m.

México• Al inaugurar los 10 primeros kilómetros del Túnel Emisor Oriente, el presidente Enrique Peña Nieto advirtió que quien prometa el fin de las inundaciones dice “verdades a medias”.

Las obras que se construyen, como ésta, permiten tener un mejor manejo de las aguas que eventualmente corren por la zona metropolitana y facilitarán desalojar el líquido cuando haya anegaciones, declaró el Ejecutivo federal.

También anunció una serie de obras que realizará el gobierno federal, en coordinación con los del Distrito Federal y Estado de México, para garantizar el abasto de agua potable y mejorar el manejo de aguas pluviales y residuales en el Valle de México.

Se construirá —precisó— la tercera línea del Sistema Cutzamala, el Emisor Oriente 2, el Túnel del Canal General para reducir riesgos de inundaciones en Chalco y Valle de Chalco, además de definir nuevas fuentes de abasto de agua potable, entre otras obras.

Durante su intervención, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, reconoció que para la capital, la temporada de lluvias cada año representa un reto.

“Estamos seguros de que con la puesta en marcha de estos 10 kilómetros se da tranquilidad respecto de una amenaza latente de una gran inundación.”

“Hoy queremos agradecer, reiterar el compromiso de trabajo y reconocer el esfuerzo que realiza el gobierno de Enrique Peña Nieto, a quien le agradezco de manera cumplida esta tarea”, expresó.

Calificó a la construcción como una inversión “sin precedentes y que no tiene comparación”, por lo que el gobierno capitalino destinará un estimado de siete mil millones de pesos para concluirla.

El director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld, informó que en los primeros meses del año fue necesario “realizar un análisis de costos unitarios para todas las etapas de construcción posteriores” del Túnel Emisor Oriente (TEO) que proyecta un costo de 32 mil millones de pesos.

“La diferencia de este monto con el estimado inicial tiene como origen que esta obra no contaba con un proyecto ejecutivo y que se tenía un conocimiento deficiente de las características geológicas del terreno”, sostuvo durante la puesta en operación de los primeros 10 kilómetros del TEO, que encabezó el presidente Enrique Peña Nieto.

Agregó que ello derivó en rendimientos inferiores a los contractuales, provocando un número de generadores distintos, por lo que el último contrato firmado en noviembre de 2012 no contempla estas observaciones, lo que imposibilita su cumplimiento en términos de costo y en tiempo de ejecución.