14 de junio de 2013 / 01:19 p.m.

Madrid• Sergio García Ramírez, ex consejero del IFE, declaró en Madrid que por mucha violencia que haya en ciertas partes del país la pena de muerte en México no es la solución, ya que “sería un regresión histórica”.

Además, afirmó que la política del gobierno de Enrique Peña Nieto en materia de seguridad es la acertada, pues ha optado por la prevención y no por la represión, como hizo Felipe Calderón.

“La pena de muerte está erradicada en México, se suprimió en la Constitución, en México no tiene ningún destino”, afirmó, y añadió que sería “una regresión histórica, sería absurdo, no tiene nada que ver la instauración de la pena de muerte con el control de la inseguridad pública, que se tiene que lograr por otros medios legítimos y racionales”.

Destacó que “la pena de muerte se ha aplicado en el mundo entero desde los tiempos inmemoriales y nunca, en ninguna parte, ha contenido la criminalidad ni la ha modificado. No es el camino”.

De visita en la capital de España, donde participó en el quinto Congreso Mundial contra la Pena de Muerte, García Ramírez descartó que el crimen organizado esté ganando la batalla al gobierno.

“No creo que la seguridad se esté yendo de las manos del gobierno. El tema requiere la convergencia pública y privada, y me parece muy interesante el giro que tomó en los últimos meses la política del Estado mexicano en relación con la seguridad pública cargando el acento no solamente en aspectos represivos, como se había venido haciendo y que por sí solos no dan los resultados apetecidos, sino sobre políticas preventivas”.

No obstante, anticipó que los resultados de estas medidas no serán inmediatos. En ese sentido, aplaudió que desde su toma de posesión el presidente Peña Nieto anunció un programa de política penal “muy acertado”, unificando las leyes penales y acentuando los aspectos preventivos.

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ