4 de diciembre de 2013 / 04:02 p.m.

Cuatro técnicos. Un fútbol timorato. Por minutos se sintió eliminado.

México desembarca en la Copa Mundial de Brasil 2014 tras haber sufrido como nunca para certificar su pasaporte, esta vez tras doblegar a Nueva Zelanda en una serie de repechaje.

En la última fecha del hexagonal de la CONCACAF, México perdió ante Costa Rica y por un momento parecía condenado al quinto puesto. Pero Estados Unidos venció a Panamá con dos goles sobre la hora, catapultando al "Tri" al cuarto puesto que les daba el derecho a pelear el repechaje.

Fue una coyuntura inédita para México, la otrora potencia regional a la que todo le salió mal en 2013.

No pasó de la primera ronda en la Copa Confederaciones y cayó ante Panamá en las semifinales de la Copa de Oro. La cabeza de José Manuel De la Torre, el primer técnico del proceso, rodó tras encajar una derrota ante Honduras en el estadio Azteca, apenas la segunda que sufrió por eliminatorias en su temido bastión. Igual suerte corrió Luis Fernando Tena, despedido tras dirigir en la derrota contra Estados Unidos.

Para evitar quedar fuera de un Mundial por primera vez desde Italia 1990, los dirigentes mexicanos echaron a Víctor Manuel Vucetich tras conducir en los últimos dos encuentros del hexagonal.

Miguel Herrera, el técnico del campeón local América, asumió la tarea de dirigir la serie ante los neozelandeses.

Herrera decidió jugársela con una base de 10 jugadores de su América y tres más del León. En una arriesgada apuesta, prescindió de todos los jugadores que militan en clubes europeos, entre ellos Javier Hernández del Manchester United, Carlos Vela de la Real Sociedad, Andrés Guardado del Valencia y Giovani Dos Santos del Villarreal. México vapuleó 9-3 a Nueva Zelanda en el marcador global del repechaje.

La audacia del "Piojo" Herrera fue recompensada al ser nombrado como el técnico de la selección para el Mundial.

Pero, por ahora, los dirigentes y Herrera piden no ver al pasado y concentrarse en lo que viene. Lo primero es el sorteo del viernes, en el que México está en el bombo 3 junto con el resto de los equipos de la CONCACAF y las selecciones de Asia.

"Al Mundial se va con la idea de ganar, si no llevas esa ilusión, ¿a qué vas?", dijo Herrera tras lograr el boleto. "Sabemos que no será lo mismo que el repechaje, pero lo importante es que estamos entre los 32 clasificados".

A diferencia de la mayoría de los técnicos de selecciones mundialistas, Herrera no acudirá al sorteo, ya que retomó las riendas del América que disputará el fin de semana las semifinales del torneo Apertura. El "Piojo" dejará a las Aguilas una vez culmine el campeonato mexicano.

México, participante en 14 de los 19 mundiales que se han disputado, ha alcanzado la segunda ronda en las últimas cinco ediciones. El objetivo es ir más lejos. A eso le llaman el "quinto partido", la etapa de cuartos de final.

"No nos da miedo poner objetivos altos, pero antes de anunciarlos tengo que platicar (conversar) con el entrenador", dijo Héctor González Iñarritu, el director de selecciones nacionales de la federación mexicana.

En Brasil, Herrera sabe que no puede dejar fuera a los "europeos", y ya tiene planeado hacer una gira para plantearles sus planes con la selección.

"Antes de dejarlos fuera para el repechaje hablé con ellos (jugadores) y espero reunirme con ellos para hacerles saber que son necesarios para lo que viene", admitió Herrera. "México necesita de todos para hacer el mejor papel".

Por ahora, los mexicanos están contentos simplemente con estar en el Mundial.

Agencias