22 de octubre de 2013 / 05:08 p.m.

Las Islas Turcas y Caicos, un territorio muy cercano al que comparten Haití y República Dominicana, tiene 403 km cuadrados y depende del Reino Unido por elección. Creó su entidad futbolística en 1996, y con la aparición de la Asociación de Fútbol de las Islas Turcas y Caicos nació también la selección nacional. Para FIFA, la peor del mundo.

Hay que ir al final del ranking de la organización, a la que está afiliada desde 1998, para encontrar a este equipo que comparte puesto con Butan y San Marino. Las tres tienen cero puntos, pero el equipo centroamericano tiene solamente dos partidos ganados en toda su historia, y eso la pone en el final de la lista.

Despertar cada mañana en una isla con lagos de agua cristalina, rodeado de un mar turquesa y con temperaturas tropicales suena como el paraíso. Pero el entrenador inglés Matthew Green, de 41 años, no puede relajarse al dirigir al "peor equipo de fútbol del mundo".

La última vez que ganaron un encuentro fue en 2008 (contra Santa Lucía), y aunque no ha jugado un partido durante dos años debido a la escasez de personal, su ambición es acrecentar el récord de victorias.

En la plantilla hay policías, abogados, profesores y trabajadores de la construcción. "Todo el mundo piensa que estoy sentado en la playa tomando piñas coladas. Me gustaría, pero hay mucho que hacer", cuenta Green.

En una población de aproximadamente 30.000 personas, donde un tercio de los cuales son menores de 15 años, Green es responsable de supervisar todos los aspectos del desarrollo de este deporte, desde trabajar con las selecciones masculina y femenina, los juveniles, entrenadores y árbitros.

La liga de la isla cuenta con seis equipos de aficionados, pero la mayoría de los jugadores son extranjeros lo que significa que Green tiene que elegir de un grupo de menos de 25 jugadores. Hay algunos jóvenes talentosos, pero tienden a estar con becas en Estados Unidos y Reino Unido, por lo que es difícil que retornen para los partidos o entrenamientos.

Y como todo equipo, las Islas Turcas y Caicos tiene su estrella: Gavin Glinton, de 34 años, quien juega en la segunda división del club de Vietnam llamado Mikado Nam Dinhis. Es el máximo goleador del país, con cuatro goles en ocho partidos internacionales.

El estuvo en la primera victoria del equipo, en 2006, contra las Islas Caimán en la Copa del Caribe. La selección no ha jugado desde una derrota de 10 a 0 (en el marcador global) en 2012 en las eliminatorias para el Mundial.

De todos modos el objetivo es disputar un par de partidos amistosos en los próximos meses, de cara a su campaña para las eliminatorias de la CONCACAF para el Mundial de Rusia 2018. Y está seguro de que hay razones para el optimismo.

"En pocos años hemos logrado armar un programa juvenil bastante fuerte y nuestro programa de base es muy grande. El atletismo, softball y baloncesto son todavía muy populares, pero, en términos de números, el fútbol está muy por delante ahora", informa Green, que estará contento si concretar el primer paso: dejar el fondo del ránking mundial.