8 de agosto de 2013 / 01:40 a.m.

Monterrey • Quizá el perito Jorge Alberto Acosta se sintió en una película de acción, donde los autos corren por la ciudad con el acelerador a fondo y logran dar vueltas en calles estrechas a pesar del exceso de velocidad. Desafortunadamente, las leyes de la física están fuera de su jurisdicción y también las autoridades chocan.

Los golpes y moretones que le quedaron al servidor público, resultaron ser el recordatorio de que conducir una unidad oficial no quita a los otros vehículos del camino, pues cuando quiso dar vuelta a la izquierda, mientras circulaba por el carril derecho, una camioneta que iba por su carril correcto, lo arrolló.

El accidente ocurrió en el crucero de Zuazua y Ruperto Martínez, en el centro de la ciudad, por donde ambos vehículos circulaban.

Jorge Alberto Acosta, de Servicios Periciales, viajaba con su compañera Rocío Flores González, de 27 años de edad, quienes se trasladaban rumbo a la corporación después de haber salido del Palacio de Gobierno.

En su camioneta tipo pick up con logotipos oficiales y placas RG 68-678, transitaba por la calle de Zuazua, con rumbo hacia el norte y por el carril derecho, al llegar a Ruperto Martínez quiso virar a la izquierda, para lo que tenía que atravesarse por dos carriles más.

Justo en uno de los carriles libres iba circulando una camioneta Ford 150, conducida por Jacinto Robledo, quien no alcanzó a frenar su vehículo debido a la inesperada vuelta que hizo el servidor público desde tercera fila.

El impacto provocó que la camioneta oficial del MP fuera impactada contra la banqueta, donde se le reventaron las llantas traseras, además de que parte de la camioneta quedara incrustada en el vehículo del perito.

A pesar de que el civil Robledo resultara sin contusiones de consideración, ambos peritos manifestaron lesiones leves y se negaron a ser trasladados a un hospital, a pesar de la recomendación de los paramédicos de la Cruz Roja de Monterrey.

La parte más aparatosa del impacto se la llevó la unidad de la corporación, ya que recibió el golpe de lleno en un costado.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL