14 de enero de 2013 / 03:54 p.m.

Monterrey  El Ayuntamiento de Monterrey entrará en un nuevo intento de reordenar el comercio informal, en el cual contempla permitir su operación con restricciones dentro de un perímetro destinado al arranque del proyecto turístico Monterrey Histórico.

La iniciativa privada, el municipio de Monterrey y el Gobierno del Estado perfilan para este año el arranque del proyecto turístico que se ubicará en el área comprendida por las calles Garibaldi a Zaragoza y de Ocampo a 5 de Mayo, en las que lo mismo convivirá el comercio formal e informal, además de un nuevo esquema de seguridad y modificaciones viales.

El plan en ciernes, que pretende recuperar el viejo centro de la ciudad, fue presentado la semana pasada a los regidores del Ayuntamiento regio, pues su implementación requiere reformas a los reglamentos municipales.

El punto más complicado del proyecto apunta a ser el reordenamiento del comercio al interior del polígono.

Esta parte se encuentra actualmente en fase de negociación dada la complejidad que representa.

Sandra Pámanes, secretaria del Ayuntamiento, confirmó que la intención es permitir que determinado número de puesteros se instalen dentro del proyecto bajo nuevas reglas de convivencia con el comercio formal.

“Es un tema que hemos estado hablando tanto con los comerciantes formales de toda esta zona y los mismos comerciantes o agrupaciones que tienen personas con algún derecho adquirido con la instalación de algún puesto, estamos tratando de hacerlo en una forma que pueda convivir tanto el comercio informal con el formal.

“No esta concluido, quisiera poder conciliar primero el interés que puedan tener los comerciantes formales con esta actividad que nosotros podríamos estar realizando”, expresó.

Pámanes enfatizó que la presencia de los oferentes informales estará focalizada en determinadas zonas del proyecto, las cuales declinó señalar hasta en tanto sean consensadas con las partes involucradas.

No obstante, anticipó que las calles del Barrio Antiguo seguirán blindadas contra esta actividad comercial, pues el plan busca un sentido cultural para el otrora centro nocturno del primer cuadro de la ciudad.

Si bien Monterrey Histórico tiene un perímetro delimitado, la funcionaria acotó que el reordenamiento se extenderá en una segunda etapa hasta la avenida Madero, Félix U. Gómez y Cuauhtémoc.

Otro componente es la ampliación de las banquetas sobre la calle Ocampo a fin de que los hoteleros, principales impulsores del proyecto, puedan instalar restaurantes al aire libre similares a los de otras grandes ciudades.

“Esa es una zona que quiere completamente ampliarse, es una infraestructura más amplia, más turística, en la que los mismos hoteleros tengan la oportunidad de hacia las afueras de sus propios establecimientos poder recibir comensales, es un proyecto muy grande que incluye muchísimas cosas”, detalló la funcionaria.

La vialidad de la calle Ocampo no se eliminaría, aunque el espacio para circulación de automóviles sí sufriría modificaciones.

Sobre los negocios con venta de alcohol, dijo que se mantiene la intención de crear un plan para delimitarlos en base a su estatus.

“Tenemos un padrón de alrededor de 50 establecimientos de este tipo, pero que van desde restaurantes con venta de bebidas alcohólicas, en algunos únicamente como bares, muchos de ellos ya están en desuso, muchos de ellos han tomado la decisión de ya no operar, en ese caso se está revisando hacia el interior de la Dirección de Inspección y Vigilancia cual es el procedimiento”

El complemento de Monterrey Histórico será un calendario de actividades culturales para turistas y habitantes de la zona metropolitana.

“Hemos tenido ya algunas reuniones de trabajo, lo que esperamos es poder ya darle toda esta formalidad a este trabajo y que empiece ya a verse hacia la ciudadanía este beneficio directo”, concluyó la secretaria del Ayuntamiento.

Claves

Monterrey Histórico

El proyecto que contemplan el municipio, el estado y la iniciativa privada incluye varios puntos.

Ampliación de banquetas en Ocampo para que los restaurantes coloquen mesas al aire libre.

Reducción de los carriles destinados a la vialidad en esta avenida, para beneficiar a los peatones.

Reordenamiento del comercio informal, con permisos restringidos para vendedores ambulantes.

Regeneración urbanística del cuadro que componen las avenidas Ocampo, Zaragoza, 5 de Mayo y Garibaldi.

Limitación en la operación de los establecimientos con venta de alcohol para ceñirlos a su giro.

Creación de una policía turística en colaboración con la iniciativa privada para su financiamiento.

— LUIS GARCÍA