17 de enero de 2013 / 01:44 p.m.

 El secretario de Seguridad Pública de Oaxaca, Marco Tulio López Escamilla, rechazó urgir la aplicación del programa ‘México Seguro’ luego del secuestro de los hijos de un empresario farmacéutico registrado en la ciudad de Oaxaca que dejó como saldo un escolta herido.

El mando afirmó que a pesar del incidente se sigue trabajando de la mano con el grupo de coordinación federal. "“Ocurrió con la administración del ex presidente Felipe Calderón, con el secretario de Seguridad Pública Federal Genaro García Luna, ahora vamos a redoblar esfuerzos en este nueva coordinación con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el subsecretario de Seguridad, Manuel Mondragón y Kal, con quienes se dialoga para impulsar una nueva estrategia de seguridad”".

Adelantó que en breve habrá una reunión dentro de este grupo de coordinación para integrar la Quinta Región de Seguridad en la Zona Sureste, donde Oaxaca sigue siendo considerado como el octavo estado más seguro del país.

López Escamilla afirmó que continuarán con los operativos regionales que se ejecutan para desalentar el fenómeno de la inseguridad.

Indicó que Oaxaca sigue siendo un estado seguro, refiriendo que la inseguridad es solo un tema de percepciones. Y explicó que siempre que ocurre un delito de alto impacto el nivel de percepción social se va hasta las nubes.

"“No quiero soslayar esa parte, pero la seguridad se divide en dos partes, una la seguridad objetiva y otra la seguridad subjetiva. La objetiva versa sobre la estadística real, los delitos cometidos robos, homicidios, violaciones, cuántos secuestros ocurren en realidad”".

Indicó que la inseguridad subjetiva está sujeta a lo que sentimos respecto a ese número de robos, por ejemplo, en enero del 2011 tuvimos 54 homicidios al mes y para mayo de ese mismo año se habían reducido a 11, entonces ocurrió uno muy escandaloso y se elevó la percepción, la gente pensó que estaba peor que al principio, cuando en realidad la estadística va bajando.

Abundó que es lógico que después de un delito de alto impacto, como el reportado en la zona norte de la ciudad -cuya investigación está en manos de la Procuraduría General de Justicia estatal (PGJO)- la percepción de seguridad crezca.

El mando afirmó que es interés de su dependencia velar por que la ciudadanía se sienta más segura, evidenciando que no hay mejor estrategia que la prevención, "“de evitar, difundir donde estamos, dar información a gente desconocida que nos puede poner en riesgo"”.

Adelantó que mensualmente se tienen reuniones de trabajo con grupo de coordinación donde participa el Ejército, la Marina, las fuerzas federales y las corporaciones estatales y en dicho encuentros no se vislumbró la presencia de alguna célula peligrosa dedicada al secuestro en la ciudad.

“"Hacemos revisiones respecto a los indicadores de inseguridad y hemos realizado los operativos que son necesarios para prevenir cualquier riesgo”".

Adelantó que de ser necesario se solicitará al Ejército que patrulle las calles de la Ciudad de Oaxaca, “"pero por el momento la situación está controlada y en paz”", concluyó.

— OSCAR RODRÍGUEZ