21 de febrero de 2013 / 11:00 p.m.

Monterrey • Hace dos semanas la Comisión de Hacienda del Estado fue declarada en permanente debido a que el PRI pidió cancelar el análisis de esta cuenta pública que presentó el presidente de la misma, el diputado del PAN, Alfredo Rodríguez Dávila, en sentido de rechazo.

Rodríguez Dávila argumentó que se trata de una cuenta pública que presentaba irregularidades por cerca de 250 millones de pesos entre retrasos de obra, asignaciones de obras sin licitación y modificaciones de contratos ya establecidos.

El presidente de la Comisión y el diputado local, también del PAN, Fernando Elizondo Ortiz, explicaron que existen irregularidades en el 20 por ciento de los casos

"Retrasos entre 200 y 300 por ciento, alteraciones a contratos del 60 por ciento de las obras, la ampliación de la avenida Morones Prieto sólo se licitó el 30 por ciento, el sector Salud adquirió 40vehículos sin licitación", explicó Alfredo Rodríguez Dávila.

Por su parte Elizondo Ortiz explicó que en caso de la construcción de la quinta etapa del Hospital Materno Infantil faltó la garantía de cumplimiento en obra, por eso ahora que empieza a presentar goteras, no hay a quien reclamarle.

Sin embargo esto fue rechazado por los diputados locales del PRI quienes argumentaron que se trata solamente de faltas administrativas que no representan un daño al erario público.

Por ello el líder de la bancada del PRI, Edgar Romo presentó una segunda propuesta que fue de aprobar la cuenta pública, pero que al mismo tiempo se ordenara a la Auditoría Superior del Estado (ASE) emitir las recomendaciones de carácter administrativo y ordenara al Gobierno del Estado el fincamiento de responsabilidades.

Los diputados priistas aprovecharon la mayoría con la que cuentan en la Comisión de Hacienda del Estado y rechazaron primeramente la propuesta de la presidencia y después aprobaron el segundo dictamen propuesto por la misma fracción priista.

Los diputados del PRI también ejercieron su mayoría para lograr bajar del orden del día la cuenta pública 2006 del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos que también iba en sentido negativo debido al alto número de observaciones hechas por la ASE.

Así mismo lo hicieron con la cuenta pública 2009 del organismo público denominado Servicios de Salud de Nuevo León y en el que según argumentaron los priistas las irregularidades detectadas ascienden a 107 mil pesos y no es suficiente para rechazarla, por lo que cambiaron el sentido y la aprobaron por mayoría.

Desde hace dos semanas estas cuentas públicas causaron polémica entre los diputados locales del PAN y del PRI, pues mientras los primeros buscaban rechazarlas por presunto quebranto al erario público, los legisladores priistas argumentaban que se trataba de faltas administrativas que el albiazul buscó usar como golpeteo político.

REYNALDO OCHOA