6 de enero de 2013 / 09:58 p.m.

La leyenda francesa Stéphane Peterhansel, diez veces campeón y actual poseedor del título, se adjudicó la segunda etapa del Rally Dakar Sudamérica en el durísimo desierto peruano de Pisco, frente al Pacífico.

El piloto español Joan Barreda ganó en la categoría motos.

Peterhansel, al timón de su Mini, marcó 2 horas, 35 minutos y 38 segundos en 242 kilómetros (150,4 millas) e impuso su experiencia en zonas salpicadas de dunas, caídas, piedras y cenizas volcánicas, conocidas como fesh-fesh, que impiden ver.

Detrás llegó el sudafricano Giniel de Villiers, campeón en 2009, a 2 minutos y 35 segundos de diferencia. Tercero se ubicó el francés Ronan Chabot, mientras que el español Carlos Sainz, ganador el sábado, llegó octavo por fallas, según dijo, de su GPS.

En la competencia de motocicletas, Barreda marcó tiempo de 2 horas, 42 minutos y 31 segundos con su Husqvarna. El también español Juan Pedrero llegó segundo con 3 minutos y 16 segundos después.

"Me he perdido al principio de la etapa, pero no he sido el único. A unos cuantos nos ha costado ubicarnos... Por suerte he conseguido dar con el rumbo correcto en seguida y a partir de entonces me ha ido todo bien", dijo Barreda.

El francés Cyril Despres, cuatro veces ganador del Dakar y actual poseedor del título, llegó en 12do lugar a 10 minutos y 10 segundos de Barreda.

A su vez, el chileno Francisco López, ganador de la primera etapa del sábado, llegó en el puesto 29no con 18 minutos y 14 segundos de diferencia del líder.

En la categoría de cuatrimotos, el argentino Marcos Patronelli, subcampeón en 2012, llegó primero sobre su Yamaha con 3 horas, 2 minutos y 40 segundos. Lo escoltó Sebastián Husseini, de Emiratos Arabes Unidos, a 1 minuto y 6 segundo. El peruano Ignacio Flores, ganador del primer tramo del sábado, entró quinto.

Las dunas de Pisco, a 205 kilómetros (127,4 millas) de Lima, se convirtieron en la pesadilla de los pilotos en especial la ubicada en el kilómetro 75, lo que obligó a varios competidores a realizar un rodeo y perder valiosos minutos.

"Las dunas son algo muy representativo de aquí, porque no lo tenemos en Centroamérica", dijo el motociclista Jorge Aguilar, el único representante de El Salvador.

La competencia del domingo, que se torna complicada conforme se internan en el peligroso relieve peruano similar al africano, tiene un enlace de 85 kilómetros (52,82 millas) y un etapa contrarreloj de 242 kilómetros (150,4 millas).

El argentino Pablo Busin abandonó la competencia luego que su moto Honda se incendió en el kilómetro 40 de la especial sin que el piloto sufriera daños, informó la organizadora del evento.

Este Rally 2013 finalizará el 20 de enero en la capital chilena tras recorrer 8.574 kilómetros (5.327,88 millas) y pasar por Argentina.

Esta competencia de aventura, considerada la más difícil del mundo en su tipo, se realizó entre Europa y África hasta que la carrera de 2008 se canceló por temor a ataques terroristas. Luego se mudó a Sudamérica.

Ap