15 de julio de 2013 / 01:33 p.m.

La Procuraduría General de la República (PGR) apeló la sentencia por la cual se concedió la libertad al mayor Arturo González Rodríguez, quien fue acusado en la pasada administración de filtrar al narcotráfico información del ex presidente Felipe Calderón y del Ejército.

Funcionarios del Poder Judicial de la Federación informaron que desconocen los motivos que llevaron a la PGR a impugnar el fallo, aun cuando el juez que ordenó la liberación determinó que los testigos protegidos que declararon en este caso, entre ellos Jennifer, actuaron con “mendacidad”.

Dijeron que en algunos casos la apelación resulta un acto casi “obligatorio” para el agente del Ministerio Público federal, ya que la Visitaduría de la PGR los revisa y la interposición es casi procedimiento para evitar sanciones administrativas, aunque la sentencia sea irreversible.

Ahora corresponderá resolver a un tribunal unitario en materia penal si revoca, modifica o confirma la sentencia.

El pasado 25 de junio, el juez primero de distrito de procesos penales federales en Tepic, Nayarit, Mauricio Fernández de la Mora, determinó que el testigo protegido con nombre clave Jennifer“mintió” en su declaración, además de que se utilizaron pruebas ilícitas para culpar al mayor del Ejército mexicano.

Con los dichos del mencionado testigo estrella de la PGR, la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) acusó González Rodríguez de tener vínculos con el cártel de los Beltrán Leyva y de adiestrar a integrantes de ese grupo delictivo en el manejo de armas.

El 3 de mayo de 2011 el presunto narcotraficante Édgar Valdez Villarreal, La Barbie (detenido actualmente), negó conocer al militar, por lo cual solicitó que no se le preguntara más del caso. Lo mismo hizo el presunto narcotraficante Gerardo Álvarez Vázquez, El Indio.

En la sentencia a la que tuvo acceso MILENIO, el juez detalló las “mentiras” de Jennifer, pues cuando se inició la averiguación previa contra personas supuestamente ligadas al narcotráfico no declaró contra el mayor, sino hasta cuando la pesquisa estaba avanzada.

Así lo explicó el juzgador en su fallo:

“También (Jennifer) señaló a Arturo González Rodríguez como la persona que le vendía armamento bélico, adiestraba y entrenaba a elementos militares en el rancho La Rosa por medio de una empresa de seguridad, los cuales se integraban a la organización delictiva, además de que proporcionaba información a miembros del cártel de los Beltrán Leyva referente a las actividades que desarrollaban integrantes de la Sección Segunda y Séptima del Estado Mayor Presidencial.

“Circunstancia que se considera inverosímil, pues a criterio de este juzgador, al haber sido llamado a declarar (Jennifer) en dicha averiguación no resulta creíble que hasta en posteriores declaraciones vinculara a los acusados a José Manuel Ramírez y Arturo González Rodríguez con la organización delictiva denominada Beltrán Leyva.

“Por tanto, se considera que no se explicaron satisfactoriamente los motivos que tuvo para haber incurrido en error al declarar anteriormente”.

El mayor Arturo González se encuentra actualmente bajo las órdenes de sus superiores en la Secretaría de la Defensa Nacional después de pasar casi cinco años en la cárcel.

— RUBÉN MOSSO