28 de mayo de 2013 / 01:42 p.m.

México • La Procuraduría General de la República (PGR) solicitó orden de aprehensión contra el empresario Arturo Guardado Méndez y tres personas más, quienes presuntamente pretendían asesinar a los legisladores federales Ricardo Monreal Ávila y David Monreal.

Autoridades ministeriales informaron que la orden solicitada contra el empresario zacatecano fue por su probable responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada, tentativa de homicidio y portación de arma de fuego y posesión de cartuchos de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

El único delito que no es grave, que el alcanza caución, es el de portación de armas y posesión de cartuchos.

Los otros inculpados son Juan Carlos Esqueda, José Luis Vázquez Delgado y Jesús Guerrero Ruiz. Solo una de estas personas no fue acusada del delito de tentativa de homicidio, pero sí de los demás ilícitos.

En las próximas horas el juez federal otorgará la orden de aprehensión contra las cuatro personas, misma que solicitó la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Detallaron que la orden de captura no ha sido concedida, porque el juzgado donde se consignó la averiguación argumentó que los hechos que se denuncian no ocurrieron en su jurisdicción.

El juzgado alegó que solo compete a jueces de Zacatecas y el Distrito Federal librar las órdenes de aprehensión, porque ahí ocurrieron los sucesos que narra la indagatoria del agente del Ministerio Público Federal.

Técnicamente, abundaron las autoridades, el juez tiene 24 horas para librar la orden de aprehensión cuando se trata de casos de delincuencia organizada. Añadieron que la consignación de estas personas a un penal federal se ha retrasado por la postura del juez, quien busca remitir el caso a otro juzgado.

Guardado y los otros tres implicados se encuentran sujetos a una ampliación de arraigo que culmina el próximo 3 de junio.

Mientras tanto, personas que siguen de cerca este caso aseguraron que horas antes de la consignación del expediente el empresario presentó una serie de pruebas para desvirtuar los señalamientos que algunos detenidos realizaron en su contra.

Guardado entregó documentales con las que trata de probar que él no se encontraba en el Distrito Federal ni en Fresnillo, Zacatecas, en las fechas en que supuestamente se reunió para recibir las armas para tratar de matar al ex gobernador de Zacatecas y a su hermano David Monreal, como declararon algunos de los detenidos.

La detención del empresario derivó de una investigación del Cisen contra el narcotráfico, situación que frustró el atentado contra los legisladores federales.

Según la PGR, el principal móvil del caso es la “venganza”. El empresario zacatecano Guardado Méndez es señalado como el autor intelectual del delito.

Rubén Mosso