21 de mayo de 2013 / 12:34 p.m.

Apodaca.- • El alcalde del municipio de Apodaca pidió a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) apoyo para la nueva construcción del puente ubicado en la avenida Prolongación Reforma, sobre el arroyo El Topo Chico, el cual fue de los más dañados con el robo de acero a finales del año pasado.

En entrevista, Raymundo Flores Elizondo adelantó que, por lo pronto, este sábado será reabierto el de la avenida Rubén García.

Flores Elizondo explicó que, una vez que se concluyan los trabajos en la arteria de Humberto Ramos Lozano y el de la calle 5 de Mayo, a la altura de la colonia Nueva Apodaca, demolerán el de Prolongación Reforma, pero urgió a la SCT el apoyo, ya que el costo de la nueva conexión será de unos 25 a 30 millones de pesos.

“"La reparación de los cuatro puentes es de casi ocho millones de pesos; hacer nuevo el otro nos va a costar 25, 30 por lo menos, no tengo la cifra exacta, pero son casi ocho millones de pesos en los puentes que no alcanzaron a dañarse definitivamente, algunos los tuvimos que cerrar a la circulación; ojalá la SCT se apiade de nosotros, que nos ayude con la mitad.

“"Nos urge más reparar los que están ahorita en proceso y, una vez que nos pongan en definitivo en circulación, empezaremos a demoler el que ahorita está cerrado"”, expresó.

El alcalde de Apodaca comentó que incluso se está analizando la posibilidad de cambiar de lugar el de la avenida Prolongación Reforma.

“"A lo mejor cambiamos de lugar para hacerlo en un lugar más estratégico a la altura del bulevar San Francisco, para que nos pueda servir con el libramiento, ya que necesitamos que aquellos vehículos que cruzan innecesariamente por la cabecera lo hagan por el libramiento que les prometí a mis vecinos cuando fui candidato"”, señaló.

Los cinco sujetos que robaron las placas metálicas obtuvieron una ganancia de 4 mil 500 pesos, fueron detenidos, pero gracias al robo afectaron las finanzas municipales y a los conductores que transitaban por dichas arterias.

El alcalde confía en que, en un par meses, se inicien los trabajos de demolición del puente más dañado por el bien de los apodaquenses.

MARILÚ OVIEDO