6 de julio de 2013 / 02:04 a.m.

Oaxaca • La alianza PRI-PVEM, presentó un escrito al gobierno de Gabino Cué para que se les brinde a sus simpatizantes y candidatos las condiciones mínimas de seguridad denunciando agresiones y amenazas de levantones por parte de sus adversarios políticos, principalmente en la ciudad de Oaxaca, donde reportaron el ataque a una representante de casilla, a la que le fueron sustraídos sus documentos.

También advirtieron de la presencia de gente armada rondando las casas de campaña de algunos de los candidatos, amenazas telefónicas contra sus activistas, además de que han observado que gente de fuera se han hospedado en casas particulares y hoteles con el objetivo de causar disturbios para reventar el desarrollo de la jornada electoral del próximo 7 de julio.

Francisco Ángel Villarreal Coordinador de la Casa de Campaña del Candidato de la alianza PRI-PVEM a la residencia punicipal de la Ciudad de Oaxaca, Javier Villacaña, mostró el escrito que le fue entregado al secretario de Seguridad Pública Estatal, Marco Tulio López, como al procurador de Justicia Manuel de Jesús López y al gobernador Gabino Cué, para que se ofrezcan las mínimas condiciones de seguridad tanto para sus militantes, como activistas y representantes ante las diferentes casillas electorales.

Villarreal responsabilizó incluso al senador Benjamín Robles Montoya de contratar a "grupos armados" para ‘reventar’ la elección del próximo 7 de julio en caso de que vaya perdiendo su candidato del Partido Acción Nacional (PAN), Francisco Reyes.

Acusó que los grupos de choque proveniente de Puerto Escondido y Juquila, y son operados por Jorge Guzmán (a) ‘El Diablo’, mismos que denunció "que se les ha ofrecido entre 30 y 50 mil pesos por quemar casillas en las que se detecte vaya ganando la alianza PRI-PVEM".

Con respecto a las agresiones contra sus militantes y representantes colocó el caso de la activista Jaquelín Ramírez Merino que agredida sobre la calle de Vicente Guerrero, perteneciente a la Colonia Candiani, cuando se encontraba entregando los nombramientos a los representantes de casilla del candidato tricolor.

La mujer fue jaloneada y tirada al suelo; además de que se le arrebataron los documentos con la información acerca de quienes estarán en las casillas en representación de la alianza PRI-PVEM.

Ante la serie de irregularidades que se han presentado recomendaron a sus militantes y activistas realizar sus recorridos en grupos de cinco o 10 personas para evitar ser victimas de alguna agresión.

OSCAR RODRÍGUEZ