2 de mayo de 2013 / 11:38 p.m.

Hermosillo • La dirigencia estatal del la CTM exigió la renuncia del alcalde de Nogales, Ramón Guzmán, quien presuntamente ordenó a policías municipales que detuvieran a la diputada cetemista, Guadalupe Gracia Benítez.

En conferencia de prensa, el líder de la CTM, Javier Villarreal Gámez, refirió que la agresión en contra de la diputada "es una atentado en contra del movimiento obrero y sindical" y que por eso han solicitado la dimisión del alcalde priísta de la frontera de Nogales.

En tanto, este jueves la diputada Gracia Benítez, se presentó a la sesión ordinaria del Congreso, provista de un collarín, la legisladora, no obstante, se vio obligada a abandonar prematuramente la sala de pleno.

Antes, en entrevista con Milenio, la legisladora dijo que el reporte médico precisó que los policías municipales le provocaron un esguince cervical y moretones en diversas partes del cuerpo.

Relató que durante el desfile del martes anterior, ella reclamó a la autoridad municipal la razón del aseguramiento de un camión cargado con equipo de sonido que sería usado durante la marcha.

"La respuesta del alcalde Ramón Guzmán fue que él no permitiría que los sindicatos desestabilizaran la tranquilidad laboral en su municipio", dijo.

La legisladora que encabeza sindicatos de la industria maquiladora que aglutinan a más de 5 mil obreros, aseguró que la respuesta del alcalde fue una amenaza hacia su persona.

"Esto lo confirmé cuando en el desfile los miembros del sindicato del ayuntamiento marcharon con una manta que decía 'Lupe Gracia, no te queremos en Nogales", relató.

Puntualizó que los cetemistas no mezclan la política partidista con su trabajo de sindicalización de obreros y trabajadores.

"Los asuntos en el PRI son aparte, el alcalde (Ramón Guzmán) es un personaje que esta en contra del sindicalismo y que controla contratos de protección, nosotros queremos su renuncia", puntualizó.

FELIPE LARIOS GAXIOLA