9 de abril de 2013 / 02:05 a.m.

Monterrey.- • Ante la sequía que vive la entidad, que deriva en crisis económica, escasez de alimento y desempleo, el alcalde de Lampazos, José Luis Santos Martínez, urgió a declarar a los municipios de Nuevo León como “zona de desastre”.

A través de este apoyo por parte de autoridades estatales y federales, sería posible acceder a programas de distribución de despensa, ya sea gratuita o económica, a familias que ya no tienen fuente de ingresos en las comunidades rurales.

REDACCIÓN

En entrevista con Telediario, Santos Martínez refirió que hace un mes sostuvo una reunión con el Consejo de Desarrollo Agropecuario de ese municipio, en la que los productores le manifestaron la necesidad de apoyo alimenticio, por lo que se levantó un oficio que fue enviado tanto a la Corporación para el Desarrollo Agropecuario como a la Sagarpa, sin que hasta el momento hayan recibido respuesta.

El alcalde expuso que se vive una situación difícil en la zona norte del estado con el problema de la sequía, ya que los ganaderos han perdido entre 70 y el 80 por ciento del ganado en año y medio, tanto por la falta de agua como por la escasez de alimento.

Santos Martínez precisó que cada paca de alimento para el ganado hace un año costaba alrededor de 35 pesos, mientras que actualmente tiene un precio de aproximadamente 70 pesos, debido precisamente a la escasez por la sequía.

El funcionario municipal afirmó que este martes 9 de marzo entregarán censo con las necesidades de cada productor, que les fue solicitado para presentarlo ante la Sagarpa, la Comisión Nacional del Agua, Agua y Drenaje de Monterrey y la Secretaría de Desarrollo Social.

“Estoy en la mejor disposición a cualquier llamado que haga el Gobierno del Estado o el Gobierno federal o el Congreso; (…) tenemos mucho tiempo que no nos llueve, nuestros productores no tienen ganancias, tienen pérdidas, y ya no encuentran cuál es la solución”, manifestó.

Santos Martínez confirmó también la situación difícil por la que atraviesa el Parque Recreativo Ojo de Agua de ese municipio, cuyo lago está rodeado de sabinos de entre 250 a 400 años de antigüedad, pero que “hoy en día no tiene prácticamente nada de agua”.

“La profundidad del lago es de dos metros, pero se ven completamente las raíces, secas, sin nada de agua”, expresó.

El presidente municipal mencionó que tuvo este día una reunión con la Corporación para el Desarrollo Turístico, a la que se solicitó ayuda para la conservación de este parque y se comprometieron a enviar especialistas para realizar un diagnóstico sobre las condiciones de los árboles.