13 de febrero de 2013 / 02:43 a.m.

"Fui separado del cargo injustamente", afirmó Alberto López Rosas, quien espera ser exonerado plenamente del juicio en su contra por el caso Ayotzinapa.

Guerrero • El ex procurador general de Justicia del Estado Alberto López Rosas, no descarta la posibilidad de regresar a la política, una vez que se le exonere plenamente del juicio derivado por el caso Ayotzinapa, en el que asegura que varios servidores públicos jugaron el papel de víctimas.

López Rosas señaló que una vez difundida la información del amparo que deja sin efecto la acción penal en su contra, por las omisiones incurridas tras el desalojo del 12 de diciembre de 2011, ahora es justo que también a él se le reconozca como una de las víctimas.

“Nosotros fuimos víctimas, porque hay cuatro servidores públicos con órdenes de aprehensión pendientes de ejecutar y en mi caso fui separado del cargo injustamente”, expuso.

El también ex presidente municipal de Acapulco, señaló que ya promovió una denuncia de juicio político en contra del presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el primer visitador de dicho organismo, pero no descarta la posibilidad de que la cantidad de servidores públicos denunciados se incremente.

Manifestó su interés de que las órdenes de aprehensión contra ex funcionarios de la PGJE quede completamente subsanada, ya que hubo una consigna del gobierno federal anterior para perjudicarlos.

“Quisieron mandar el mensaje de que se hacía justicia y de que nosotros éramos los villanos”, dijo.

Agregó: “Lo que busco es tener tranquilidad en mi conciencia, darle satisfacción a mi familia y la sociedad; lo que venga después será secundario”.

Sin embargo, anticipó que regresar a la vida política de lleno no lo puede descartar.

“Yo no me he ido de la política, no he estado afectado en mis derechos ciudadanos ni políticos; el mantener un cargo público en su momento será una decisión del señor gobernador (Ángel Aguirre Rivero) y yo estaría muy atento”, apuntó.

Rogelio Agustín Esteban