7 de noviembre de 2013 / 01:27 a.m.

México.- El ingeniero brasileño Paulo Cesar Smith Metri señaló que su país no debe ser ejemplo para México en materia de concesiones petroleras, pues cuando el país sudamericano vivió en los años 90 este proceso no tuvo buenos resultados.

"El petróleo es poder y cuando realizamos concesiones lo perdemos y con ello parte de las ganancias, porque éstas se quedan como regalías", explicó al participar en el foro "El debate público de la reforma energética", organizado por senadores del PRD.

Consideró que en México "no se debe hacer nada parecido a lo que pasó con nosotros, porque Brasil aprobó las concesiones y Petrobras puede competir ahora con las empresas privadas extranjeras en igualdad de condiciones, y no hay ningún privilegio para ella hoy por ser brasileña".

Al exponer el tema El paradigma de la industria energética brasileña: mitos y realidades, el especialista hizo notar que en Brasil las empresas extranjeras no han logrado comprar una plataforma petrolera, y ellas están desde 1997.

Señaló que cuando se concede una zona de exploración, quien descubre petróleo en ese sector se hace dueño del producto extraído y hace lo que bien desea con ese producto.

"Normalmente las empresas extranjeras lo exportan, es decir, en ese momento, en el momento en que la empresa que descubre petróleo en tal región tiene la propiedad, es dueña, y el Estado brasileño pierde totalmente el poder que el petróleo ofrece", advirtió.

Dijo que hacer concesiones significa abrir mano de muchas cosas, y "yo creo en la tesis de que una empresa estatal tiene mayor preocupación con el medio ambiente que las empresas privadas".

Reiteró que su país no debe ser tomado como ejemplo, "porque lo que pasó en Brasil desde 1995 fueron las peores iniciativas posibles para el sector petrolero".

En su opinión, durante el gobierno de Luis Inácio Lula da Silva hubo una cierta recuperación en el sector, pero lo que pasó en los años 90 en Brasil "fue muy triste".

El experto planteó que los países desarrollados son sedes de las principales petroleras internacionales, y el petróleo que dichas empresas obtienen por medio de las concesiones va a parar a esas naciones.

"Los países soberanos tienen la tendencia al monopolio y prestación de servicios, y si no hay un grado de soberanía mínimo, acepta totalmente las concesiones", refirió.

La mesa estuvo moderada por el senador Luis Sánchez Jiménez, quien expuso que Brasil es un país líder en el trabajo y explotación petrolera, en desarrollo de biocombustibles a partir de la caña de azúcar y siempre lo ponen como ejemplo de lo que debe seguir México. "Nos ha dicho que Brasil se abre y que todo está bien".

Notimex