7 de septiembre de 2013 / 01:44 a.m.

Monterrey • Ante la amenaza de intensas lluvias para este fin de semana, la Dirección de Protección Civil de Monterrey giró una alerta a la ciudadanía para extremar precauciones al momento de circular por las zonas norte y sur de la ciudad.

El titular de la dependencia, Alejandro Doria Mata, indicó que la posibilidad de encharcamientos en pasos a desnivel y avenidas principales es muy grande, por lo que pidió a los automovilistas utilizar rutas alternas.

"Se espera fuerte el aguacero el fin de semana, si no tenemos a nada que salir nos resguardamos en casa, que tengamos los teléfonos de emergencia… redoblaremos el operativo, traeremos puntos estratégicos en la zona sur, tendremos una unidad para cualquier contingencia en el parque Canoas.

"También tendremos una en el centro de Monterrey: en Constitución y Padre Mier, y también pondremos una unidad en Rodrigo Gómez y Fidel Velázquez", explicó el funcionario.

Afecta más la basura que la lluvia

El director de Protección Civil de Monterrey, Alejandro Doria, dejó en claro que ante la falta de cultura de los regiomontanos de tirar la basura en los contenedores, buena parte de la ciudad se transforma en potencial riesgo de inundaciones.

El funcionario anticipó que los rondines de Protección Civil se incrementarán en las próximas horas para hacerle frente a los encharcamientos.

En prevención a esta circunstancia, la Secretaría de Servicios Públicos de Monterrey intensificó el operativo de limpieza en las 4 mil 416 alcantarillas y registros que conforman la red municipal, la cual está repleta de basura.

"Se han recolectado en el período de noviembre a la fecha mil 136 toneladas (de basura), más o menos tenemos un promedio de 120 toneladas mensuales que se recolectan en los registros pluviales y en los más de 120 kilómetros de ductos subterráneos que tenemos", apuntó René Reichartd, secretario de Servicios Públicos.

Reichartd señaló que durante la temporada de lluvia se eleva la cantidad de desechos en las alcantarillas, lo que atribuyó a la antigua y escasa cultura ecológica de los regiomontanos.

"Aprovechan en el momento que las aguas están circulando para arrojar más basura a la calle, eso viene a dar lógicamente a los registros…vemos que es el bote de PET, muchas veces encontramos hasta pedazos de llanta, colchones, cobijas, sábanas", refirió.

Los envases elaborados con Politereftalato de Etileno (PET), utilizados normalmente para embotellar bebidas gaseosas, son un material extremadamente nocivo para el medio ambiente, debido a que tiene una gran resistencia química al proceso de degradación.

La dependencia montó trabajos en la colonia Del Prado con el Hidrojet, máquina que acelera el proceso de recolección, y sacó desde botellas de plástico hasta placas de automóviles.

LUIS GARCÍA