25 de febrero de 2013 / 03:42 a.m.

Cuernavaca • El poeta y escritor, Javier Sicilia Zardaín pidió al Procurador de Justicia de Morelos, Rodrigo Dorantes Salgado, interceder ante la federación para conocer a fondo el estado en que se mantiene el proceso penal que se le sigue a los homicidas de su hijo.

A través de un comunicado hecho público por la Fiscalía estatal, se informó que el intelectual y su abogado, Julio Hernández Barros, sostuvieron un encuentro privado con procurador, cuando están a punto de cumplirse dos años del homicidio de su hijo Juan Francisco Sicilia y seis de sus amigos.

Ante el funcionario, Sicilia y su asesor jurídico, relataron que aún cuando “"con relación estricta a los hechos no falta nadie por detener… no hay sentencia condenatoria (contra los inculpados), por lo que el proceso se ha tornado largo, además de que (los imputados) están en distintos penales del país, lo que dificulta dar seguimiento a este proceso penal"”, relataron.

Sicilia y Hernández Barros también rememoraron el camino que emprendieron para buscar a los culpables del homicidio de Juan Francisco Sicilia –su hijo—y seis de sus amigos, quienes cuyo homicidio habría sido ordenado por Julio Radilla Hernández, conocido como “El Negro Radila”, supuesto líder del desaparecido cártel del Pacífico Sur (CPS), que en realidad era una célula derivada del grupo de los Hermanos Leyva, en el estado de Morelos.

Con la detención de Radilla y de varios de sus secuaces, se inició un proceso se sigue, y que actualmente alcanza a 20 personas recluidas en diversos penales federales del país, todos acusadas por los delitos de homicidio calificado, delincuencia organizada, narcotráfico y portación ilegal de armas.

Aún cuando las versiones sobre el origen del hecho han sido variadas, lo que si tienen firme las autoridades es la vinculación de elementos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), con este grupo criminal, cuya operación en Morelos llevó al estado a convertirse en otros de los territorios dominados por la violencia y la sangre, derivado de las torturas, homicidios, decapitamientos y desmembramientos y cuyos cadáveres igual podían ser encontrados en bolsas plásticas o colgados de un puente.

La mayoría de los integrantes de ese grupo, están en prisión o muertos, entre ellos Edgar Jiménez Lugo, “"El Ponchis"”, el llamado niño sicario de 14 años, que recuperará su libertas en diciembre próximo, a la edad de 17 años, al haber cumplido con la pena máxima que se le impone a un menor de edad. A este adolescente se le encontró culpable de 4 homicidios y su participación en otras muertes y secuestros.

Juan Francisco Sicilia fue encontrado muerto al interior de su propio vehículo la mañana del 27 de marzo de 2011, junto con de María del Socorro Estrada Hernández, Jaime Gabriel Alejo Cadena, Juan Francisco Sicilia Ortega, Álvaro Jaime Avelar, Julio César Romero Jaime, Luis Antonio Romero Jaime y Jesús Chávez Vázquez, luego de ser asesinados en una casa de seguridad ubicada en el fraccionamiento Villas del Descanso, en el municipio de Jiutepec.

Según los exámenes periciales, fueron asfixiados. Los cuerpos fueron encontrados en la cajuela y en la parte trasera del auto que fue abandonado a un costado de la autopista México-Acapulco, a la altura del conocido Fraccionamiento “"Las Brisas"”, en el municipio de Temixco, uno de los puntos de acción de ese grupo criminal.

DAVID MONROY