23 de noviembre de 2013 / 12:47 a.m.

Oaxaca.- La representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México (Unicef), Isabel Crowley, exhortó a la sociedad y a las autoridades, a escuchar las necesidades de las niñas de las comunidades indígenas en del país.

"Hago un llamado para que se tomen seriamente en cuenta las conclusiones de este encuentro", expreso. Pidió además que se impulsen las políticas públicas necesarias para impulsar a este sector; así como revisar la aplicación de las ya existentes.

Al clausurar los trabajos del Primer Encuentro a Favor de la Inclusión Educativa de Niñas Indígenas en Oaxaca, dijo estar convencida que para garantizar educación para todos, es necesario tener en cuenta las necesidades de los indígenas.

"No perdamos esta oportunidad de avanzar a un México próspero, más justa y solidario".

Ante el gobernador del estado, Gabino Cué, en un hotel de esta ciudad, decenas de niñas provenientes de 16 pueblos indígenas, expresaron que no quieren ser discriminadas por su lengua o vestido y exigieron un trato igualitario respecto a los hombres.

Ante ello, la representante de Unicef, acotó que para ello, la educación es clave. "Hemos podido constatar la madurez de las niñas y el coraje, determinación y compromiso de las autoridades de cambiar el status quo".

Así en el marco del 24 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, Unicef México, pidió eliminar la violencia contra las niñas indígenas, que se manifiesta a través de discriminación y no cumplimiento de sus derechos.

Isabel Crowly, explicó que para ello, la Unicef está impulsando en Chihuahua y en Oaxaca una serie de encuentros entre niñas indígenas y autoridades, con el fin de promover su derecho a la educación, combatir la discriminación e impulsar su participación

Se trata de visibilizar con mayor fuerza a los millones de niños, niñas y adolescentes que en todos los países y en todos los niveles de la sociedad son víctimas de la violencia, que continúa pasando desapercibida y sin denunciarse.

Este año, Unicef puso en marcha a nivel mundial la campaña #ENDViolence para la eliminación de la violencia contra los niños, con el objetivo de promover el reconocimiento público del problema de la violencia contra los niños y fomentar el apoyo y el compromiso con todos los sectores de la sociedad para hacer frente a este grave problema global.

La Convención sobre los Derechos del Niño, es el primer instrumento internacional que establece que todas las niñas, niños y adolescentes, sin ninguna excepción, tienen derechos.

Su cumplimiento es obligatorio para todos los países que la han firmado, incluido México, que la ratificó en septiembre de 1990. En ella se especifica que todas las niñas, niños y adolescentes tienen el derecho a sobrevivir, crecer y ser protegidos contra toda forma de violencia.

A pesar de los avances logrados en materia de derechos humanos en la legislación mexicana, como por ejemplo elevar a rango constitucional el interés superior del niño, aún existen desafíos como el abatir la violencia que se ejerce contra las niñas y adolescentes indígenas, refirió.

"Las niñas y adolescentes indígenas sufren violencia dentro y fuera de sus comunidades, son las más vulnerables a ser explotadas laboral y sexualmente. También enfrentan la violencia de género en sus relaciones sociales, de familia y de pareja, la cual está relacionada principalmente con agresiones sexuales, emocionales o físicas." subrayó Isabel Crowley.

Otro factor de exclusión que afecta particularmente a las niñas y adolescentes indígenas es la falta de inclusión educativa pues 52.5 por ciento de las niñas entre 12 y 14 años que viven en zonas rurales en México no asisten a la escuela según el Censo 2010.

En el caso de los hogares más pobres y con condición de habla indígena, 51% del total que no asisten a la escuela son mujeres.

La Encuesta de Salud y Derechos de las Mujeres Indígenas 2008, llevada a cabo en ocho regiones indígenas del país, destacó que 68.51 por ciento de todas las mujeres encuestadas, tenían entre 9 y 19 años cuando obtuvieron matrimonio y 26 por ciento de éstas tenía 15 o menos al momento de su matrimonio.

Notimex