25 de julio de 2013 / 02:44 a.m.

Monterrey.- A nombre de los restauranteros afectados por la demora de los permisos para venta de alcohol y el alto costo que ahora tienen, el presidente de la CANIRAC de Nuevo León, Mario Cantú González pidió a las autoridades municipales y del estado llegar a un acuerdo.

Desde que el Estado atrajo la facultad de otorgar los permisos para venta de alcohol el gasto se duplicó ya que todavía tienen que pagar la anuencia municipal, en total desembolsan casi 20 mil pesos.

Debido a esto, un 15 por ciento de los mil 500 restauranteros decidió no refrendar su permiso.

Con esto la actividad restaurantera que va en franca recuperación, podría caer nuevamente.

Esto lo dijo tras informar que en la temporada vacacional de verano han tenido un incremento del siete por ciento en las ventas sobre todo en el municipio de Santiago, así como en la actividad nocturna para los restaurantes.Esto representa un 12 por ciento más en comparación con las ventas registradas el mismo período de 2012 según indicó.

Sandra González