11 de enero de 2013 / 09:42 p.m.

La Primera Comisión de Gobernación Puntos Constitucionales y Justicia de la Permanente llamó a las autoridades a ejercer acciones para reducir los índices de violencia carcelaria.

 México • El presidente de la Primera Comisión de Gobernación, Puntos Constitucionales y Justicia de la Permanente, Fernando Rodríguez Doval, pidió a la secretaría de Gobernación y a las autoridades estatales y municipales; así como al Distrito Federal "ejerzan un control más riguroso respecto a los objetos que se ingresan", esto ante la creciente violencia presente en los centros penitenciarios y de readaptación social del país.

El también diputado del PAN, enfatizó que uno de los principales factores que han contribuido al deceso de un gran número de reos ha sido la facilidad con la que se ingresan armas a los penales.

Mencionó que de acuerdo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), los cateos y posible desarme de la población reclusa y los controles del ingreso de armas y otros objetos ilícitos en los centros penales, así como la prevención de las actividades de las organizaciones criminales en las cárceles, son medidas que el Estado debe adoptar para reducir los índices de violencia carcelaria.

Rodríguez Doval precisó que los actos de violencia en estos centros han llamado la atención de la comunidad internacional, pues el pasado jueves 3 de enero, la CIDH emitió un comunicado en el cual deplora las condiciones en las que viven los internos.

En ese comunicado, dijo, la Comisión Interamericana reitera su llamado a las autoridades mexicanas, a que adopten las medidas idóneas, incluyendo reformas estructurales destinadas a prevenir brotes de violencia en los centros penitenciarios.

El panista recordó que ésta no es la primera ocasión en la que la CIDH deplora dicha violencia, ya que en 2010, 2011 y 2012, había hecho una evaluación negativa de la situación.

La Comisión Interamericana, dijo, reprueba los hechos del 18 de diciembre de 2012 en el Centro de Readaptación Social número 2 de Gómez Palacio, Durango, en el que al menos 24 internos fallecieron.

No obstante, agregó, la violencia al interior de los centros penitenciarios no ha sido un fenómeno excepcional: al menos 114 personas más han perdido la vida a causa de riñas en cárceles mexicanas, según los comunicados de la CIDH.

Refirió que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, también ha llamado la atención sobre las condiciones de abandono y violencia al interior de los penales en numerosas ocasiones.

En un punto de acuerdo que presentó en la Comisión Permanente exhortó a la procuradurías General de la República y a las Generales de Justicia de los estados y del Distrito Federal, a fin de fincar responsabilidades y sancionar a quienes han sido partícipes de las muertes y disturbios al interior de los penales del país.

ISRAEL NAVARRO