5 de mayo de 2013 / 02:35 p.m.

Guadalupe • La vida nos muestra muchas caras, podemos ver decenas de casos, algunos que conmueven, sobre todo el de esas personas que no pueden valerse por si mismas y que en esta vida prácticamente... están solas.

Este es el caso de María Candelaria Rivera, una joven de 27 años de edad, con discapacidad mental; la muerte de su madre hace tres años, la de su medio hermano hace ocho días y la ausencia de algún alma que la cuide, la tienen en el abandono, encerrada en una vivienda, en la calle 21 de Marzo, en la colonia 31 de diciembre, en el municipio de Guadalupe.

Cande, como le conocen sus vecinos, no estudia, ni trabaja, tan sólo puede expresar unas cuantas palabras, su única compañía es su perrita Shakira y una televisión.

"Me gusta mucho la música, cantar y mi perrita…. Shakira", dice Candelaria , entre cortada la voz.

Esta joven vive en condiciones precarias, el señor Isidro Salazar, quien es su padrastro, contó que él no puede apoyarla, ya que no cuenta con los recursos y dijo desconocer si tiene algún familiar que pueda atenderla.

"Yo me dedico a la albañilería, pero a veces no hay trabajo y ella requiere que la atiendan bien, una mujer, cuando vivía su mamá ella la atendía, luego su medio hermano, pero él murió en una balacera hace ocho días y yo no puedo hacerme cargo de ella, no conozco si tiene a otros familiares", dijo.

El hombre comentó que Capullos fue a visitarlos, pero no le dieron alguna solución al comentarle que él es familiar.

Cande ha logrado sobrevivir gracias al poyo de sus vecinos, pero sin duda alguna las condiciones en las que vive no son las mejores para una persona, pues vive encerrada como si estuviera castigada.

MARILÚ OVIEDO