Redacción 
9 de febrero de 2013 / 04:21 a.m.

Tener 104 años de edad no es impedimento para trasladarse solo a la clínica 35 desde su vivienda en la colonia Fomerrey 35 al norponiente de Monterrey.

 

Aunque por el desgaste de sus rodillas no puede ponerse de pie, don Julio Santillanes no pierde la fuerza para salir solo a la calle.

 

Mensualmente acude a su revisión a la clínica 35 del Instituto Mexicano del Seguro Social  y fue ahí donde conoció a Marisela Garay.

 

Ella lo ayudó desde noviembre y en ocasiones le han conseguido taxis o lo han trasladado a su vivienda en Fomerrey 35.

 

Sin embargo el hombre de 104 años vive solo, sale a la calle, se traslada y entiende la situación de sus tres hijos, quienes dice  tienen que trabajar.  

 

Ahora Marisela espera que los miembros de la familia Santillanes tomen conciencia de la situación de don Julio.