23 de enero de 2013 / 01:50 a.m.

La Central Campesina Cardenista propuso que las reglas sean más flexibles, se cuente con una reserva estratégica de alimentos, y se atienda cuanto antes a las comunidades de los municipios del sur y sureste del país.

 Ciudad de México • La Central Campesina Cardenista propuso que las reglas sean más flexibles, se cuente con una reserva estratégica de alimentos, y se atienda cuanto antes a las comunidades de los municipios del sur y sureste del país.

Max Agustín Correa, secretario general de la Central Campesina Cardenista (CCC), aplaudió la puesta en marcha de la Cruzada Nacional contra el Hambre y solicitó a la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, incluir a las organizaciones campesinas para su desarrollo.

Entre las propuestas entrantes, la CCC pedirá que esta estrategia se refleje en las Reglas de Operación de las Secretarías de Agricultura, Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano para que estas sean más flexibles, se cuente con una reserva estratégica de alimentos, y se atienda cuanto antes a las comunidades de los municipios del sur y sureste del país.

Pues de lo contrario, el dirigente campesino aseguró que el Sistema Nacional para la Cruzada contra el Hambre que hoy entra en vigor, no sería más que un "discurso mediático".

La comisión intersecretarial sesionará el mes próximo, a fin de aprobar sus normas de organización y funcionamiento interno que instrumentará en la Cruzada contra el Hambre. Por ello la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) expedirá los lineamientos del Consejo Nacional de la Cruzada contra el Hambre y de los comités comunitarios de las entidades a las que se conduce este decreto.

Correa dijo que es importante promover y favorecer con los programas públicos la producción social y local de alimentos, sobre todo en las localidades más pobres como Hidalgo, Puebla, Tabasco, Veracruz, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Yucatán, Guanajuato y San Luis Potosí.

“Se requiere recuperar formas y modelos de producción local que permitirán la producción familiar, multimodal, multifuncional y campesina produzca sus propios alimentos”, explicó.

Como meta para los siguientes 6 años, el Secretario sugirió que en la Cruzada contra el Hambre deben reducirse en 30 por ciento las importaciones de los alimentos, y se debe modificar el gasto público para que sea la palanca y el motor del desarrollo, y no se quede como hasta ahora con 96% apoyando a los agroindustriales.

NORMA PONCE