16 de julio de 2013 / 11:56 p.m.

Los Redskins de Washington pidieron que un juez deseche una demanda interpuesta por un ex jugador de la NFL, en n la que se acusa al ex entrenador asistente Gregg Williams.

De ofrecer recompensas a los jugadores que lesionaran intencionalmente a los rivales.

El ex linebacker Barrett Green dijo que fue víctima de los golpes de los Redskins durante un partido realizado el 5 de diciembre de 2004, lo que le causó una lesión de rodilla que puso fin a su carrera. Green jugaba entonces con los Giants de Nueva york.

Además, Green militó en los Lions de Detroit, en una carrera que abarcó de 2000 a 2005. A comienzos de este año, presentó la demanda contra los Redskins, contra Williams y contra Robert Royal, el jugador que lo lastimó.

En una respuesta presentada el viernes ante una corte federal en Greenbelt, Maryland, el equipo dijo que las afirmaciones de Green son "terriblemente infundadas". Incluso si fueran ciertas, la demanda no procede, ante los términos del contrato colectivo de la NFL y porque fue presentada demasiado tarde, señalaron los abogados del equipo.

Los Redskins señalan que el contrato colectivo vigente en la época requería que Green agotara los procedimientos internos de presentación de quejas y arbitraje antes de interponer una demanda, algo que no hizo. El equipo añadió que el plazo máximo para que Green presentara sus quejas era de tres años a partir de la lesión.

En su demanda, Green dijo que sospechaba que buscarían lesionarlo en 2004. Los abogados del equipo escribieron que, entonces, el jugador tenía información suficiente para presentar sus quejas.

Las acusaciones sobre un programa de recompensas salieron a la luz recientemente. Asistentes y jugadores de los Redskins dijeron a The Associated Press en 2012 que Williams ofreció recompensas en efectivo por golpes duros y otras jugadas —algo que infringiría las reglas de la NFL— cuando estuvo en Washington, entre 2004 y 2007.

Sin embargo, esas fuentes discreparon sobre si las ofertas constituían un programa de recompensas por lastimar a jugadores específicos.

Se investigó la conducta de Williams en Washington, pero ello no derivó en sanciones. En cambio, Williams fue suspendido el año pasado por la NFL tras ser el principal orquestador de un programa de recompensas en otro equipo, los Saints de Nueva Orleáns, donde fue coordinador defensivo de 2009 a 2011.

En 2009, los Saints ganaron el Super Bowl.

Williams es ahora asistente defensivo de los Titans de Tenesí.

Ap