5 de enero de 2013 / 10:25 p.m.

Acapulco de Juárez • La secretaria general del PRI en Guerrero, María del Pilar Vadillo Ruiz, pidió la expulsión como delegado especial de Acapulco del diputado local priista, Rubén Figueroa Smutny.

Aseguran que rompió un acuerdo establecido por el comité directivo estatal del PRI, y sostiene que “La dirigencia no está pintada. Muy claramente se indicó que al interior del partido se ventilarían las diferencias. Pero constantemente el diputado Rubén Figueroa hace alarde de su protagonismo”, lamentó la dirigente priista.

“Su inmadurez, su falta de respeto a la militancia y hasta violaciones a las leyes electorales porque está haciendo campaña anticipada, pues ha declarado que quiere ser alcalde de Acapulco, le hacen daño al partido”, dijo la secretaria general del PRI Vadillo Ruiz.

Aclaró que no se trata de defender a nadie, sino que evitar que se ventilen diferendos entre priistas que le hacen daño al partido, sobre todo considerando que en Guerrero son oposición.

Explicó que por parte del diputado federal Manuel Añorve, han encontrado un político sensato y prudente; igual que al diputado local, Héctor Astudillo Flores que prefirió renunciar de manera digna a caer en el juego perverso de Rubén Figueroa Smutny, porque son políticos a los que nada se les ha sido regalado, lo han ganado por su trabajo político y no como a él que le han regalado todo.

-¿La dirigencia estatal buscará sanciones contra Figueroa Smutny?

-No se trata de una sanción, lo que buscamos es que lo releven del cargo como delegado político por Acapulco. Parece que no sabe que la función de un delegado es que a donde vaya llegue a reforzar el trabajo político, estamos lejos de los tiempos, él llega a Acapulco, reparte dinero para conocer el puerto de Acapulco, porque ni siquiera lo conoce, es triste su caso como político, nadie sabe de su trayectoria ni su trabajo todo se lo han regalado del PRI.

-¿Está pidiendo que salga como delegado?

-Si, nadie está diciendo que lo destituyan como diputado, para que no sé equivoque. No conoce ni tiene las características, ni cumple con el trabajo de un delegado. Yo pido que le quiten el cargo político como delegado, le hace daño al partido y genera confrontación al interior del PRI.

JAVIER TRUJILLO