11 de enero de 2013 / 09:32 p.m.

Dirigentes del movimiento declararon que solo hay dos opciones para justificar la apatía de los alcaldes: o "tienen miedo o son cómplices de los secuestradores y sicarios".

 Guerrero • Los dirigentes del movimiento contra la delincuencia organizada en la Costa Chica solicitaron que los alcaldes de sus municipios fijen una postura al respecto, ya que hasta el momento se han mantenido completamente al margen de los puestos de vigilancia y operativos de búsqueda.

La mañana del jueves, los integrantes de la dirigencia de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG) solicitaron que los presidentes municipales de Tecoanapa y Ayutla se pronuncien respecto al movimiento.

"Ellos saben lo que está pasando desde el sábado 5 de enero y hasta el momento no se acercan, queremos que definan si están con nosotros o con los delincuentes", solicitó uno de los que se han colocado al frente, pero que sostiene que las decisiones se toman en colectivo.

Para los policías comunitarios solo hay dos posibilidades para justificar la apatía de los alcaldes; tienen miedo o son cómplices de los secuestradores y sicarios.

"Si tienen miedo que nos lo digan abiertamente y veremos de que manera les damos cobertura, si es que no tienen confianza en su policía preventiva, aquí está la fuerza de los pueblos y no les vamos a fallar".

En cambio, si se detecta que tienen relación con los delincuentes se les habrá de llevar ante una asamblea popular y de haber elementos se les desconocerá como autoridades.

De las acciones que realizan dijeron que está enterado el gobierno estatal, el Ejército Nacional, la Secretaría de Marina y todas las corporaciones encargadas de garantizar la seguridad de los pobladores.

ROGELIO AGUSTÍN