2 de junio de 2013 / 02:59 p.m.

México • El contar con una industria fílmica en desarrollo, representa todo un reto para los escritores de cine, especialmente cuando no existe un tabulador de sueldos vigente, con el cual se sostenga el pago de sus salarios, respecto al costo de una cinta, ni un sindicato sólido que vele por sus intereses.

A diferencia de sus colegas en otras partes del mundo, los escritores de cine en México no tienen un sueldo definido, "hoy en día, ya no hay un rigor en el trabajo profesional", explicó Juan Antonio de la Riva, presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

"Las variantes son muchas, el cine mexicano ha cambiado y los salarios que existieron no son suficientes hoy. Antes se tenía que recurrir a personal sindical, había una rama de escritores con sus tabuladores, pero hoy es territorio libre", dijo.

"Cada escritor se negocia de manera independiente, de acuerdo a su trayectoria y capacidades, de acuerdo a la calidad de sus historias. Pero, sin un guión cinematográfico, sin una historia bien escrita, una película no existiría", explicó.

Debido a la carencia de nuevas reglas para hacer cine, los escritores se han visto en la necesidad de buscar al mejor postor, como es el caso de Guillermo Arriaga, quien pelea por un porcentaje justo, respecto al costo de una película: de un 3 a un 5 por ciento.

"Difícilmente puede haber compromiso con alguien que no está bien pagado. Si una película se hace con 2 millones de dólares, el escritor tendría que ganar unos 100 mil, o sea un 5 por ciento del presupuesto", ha sugerido Guillermo Arriaga.

Tal como ocurre con la industria en Estados Unidos, donde los agremiados al Writers Guilt of America negocian su salario de acuerdo a un tabulador y basados en las condiciones de la película y su presupuesto.

"La Writers Guilt of América tiene diferentes precios basados en los presupuestos y parámetros de si es una película independiente o comercial", explicó Cory James Krueckeberg, escritor y productor de El mariachi gringo.

"Se basan en el presupuesto de la producción y se miden por porcentajes, va del 2 o 3 por ciento y hasta el 6 por ciento, dependiendo del escritor. Hay variaciones inmensas: hay gente que paga poco y gente que paga mucho dinero".

"Hay muchos factores que influyen a la hora de escribir para cine, porque generalmente los directores incluyen a otro escritor que complementa tus ideas. Así se mide la naturaleza de la bestia del cine", dijo Krueckeberg.

A diferencia de la tv, donde el productor es quien hace que un programa sea famoso, o el teatro, donde todo gira en torno al guión, los escritores de cine latinos no parecen contar con ese peso.

"Es un pago desproporcional. Buscamos ser productores de nuestras historias, así conseguimos una mejor paga. Aun así, no estamos cerca de los tabuladores del cine estadudinense, eso no se paga ni en sueños", dijo el escritor y director Rodrigo Plá.

Claves

El pago en EU

Según Cory James Krueckeberg, en Estados Unidos se paga bien cuando existen buenas conexiones dentro de la industria, aunque "se deben negociar las condiciones", pues en el intento se puede perder la esencia del texto.

IVETT SALGADO