Víctor Salvador Canales 
12 de junio de 2013 / 07:16 p.m.

 

Monterrey • Por violación fragante a la Constitución, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes y sus homólogos de Guadalupe, César Garza Villarreal y de Juárez, Rodolfo Ambriz, deben ser sancionados y fincarles un juicio político, al “entregar a Dios” las tres ciudades que gobiernan.

El Rector del Instituto Ciudadano de Estudios Estratégicos, Ernesto Cerda Serna, interpuso ante la Legislatura un oficio a través del cual se señalan los artículos de la Carta Magna que fueron violados por los tres ediles, así como la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Señaló que, además de acudir ante la Legislatura estatal, se hizo entrega de estos documentos al Cabildo de Monterrey, para que se involucre en este trascendental evento que protagonizaron por separado los alcaldes referidos.

El Rector del organismo ciudadano expresó que los tres violaron los artículos 24 y 40 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los artículos 3, 22, 25 y 29 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

“En ese sentido, debemos aclarar en el 25 de esta ley, que las autoridades, refiriéndose en general a todas, no podrán asistir con carácter oficial a ningún acto religioso de culto público, ni a actividades que tenga motivo o propósitos similares”, indicó.

Por último, consideró Ernesto Cerda que se dirigirán al Congreso de la Unión, para que con todos los antecedentes, proceda a abrirles un juicio político.