26 de mayo de 2013 / 12:13 a.m.

Monterrey.-   • En su visita al gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, los maestros le plantearon que el buen comportamiento debe tener un premio y esperan que sea en mejores prestaciones, dado que el Magisterio de Nuevo León se ha mantenido en las aulas, trabajando con los niños, pese a la inconformidad que existe con algunos postulados de la reforma educativa.

Así lo comentó el líder de la Sección 50 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Guadalupe Castillo García, y consideró que hay buenas expectativas para la negociación que se avecina entre la dirigencia magisterial de la entidad con el Gobierno estatal, para definir las peticiones del pliego petitorio que le entregaron hace un par de semanas.

“Claro que sí, el incremento salarial se da a nivel nacional, pero esperamos la sensibilidad del gobernador Rodrigo Medina para que dé respuesta a las peticiones que generaron nuestros compañeros”, expresó el líder del magisterio estatal.

Incluso, le externaron al gobernante la postura que han mantenido de trabajo y compromiso con los escolares y los padres de familia.

“Nosotros los maestros de Nuevo León somos de protesta, sí, pero somos más de propuestas, una propuesta educativa real, que nos ha permitido seguir caminando, y los padres de familia reconocen ese esfuerzo”.

La reunión con el jefe del Ejecutivo estatal se dio el pasado viernes y, en ella, Castillo García acompañó al líder nacional del SNTE, Juan Díaz de la Torre, al Palacio de Gobierno, donde dialogaron en torno a la problemática que vive el magisterio.

El dirigente de la Sección 50 encabezó este sábado un homenaje a maestros que cumplieron 30 y 40 años de servicio y entregó un reconocimiento a las profesoras María Teresa Guadalupe Franco Araujo, Alicia Reyes Fuentes y Elsa Guajardo Robledo, quienes obtuvieron la más alta puntuación en carrera magisterial.

En total, fueron aproximadamente unos mil mentores los que completaron una década más de servicio, lo que habla de que para ellos la enseñanza no es nada más una vocación, sino un compromiso de vida, dijo Castillo García.

“El magisterio de Nuevo León siempre se ha caracterizado por su esfuerzo, por su dedicación y, sobre todo, por esa mística de trabajo que tiene, por eso los altos estándares de educación que hay en Nuevo León”.

Francisco Zúñiga