21 de enero de 2013 / 02:31 p.m.

Monterrey.- Desde que se anunció el proyecto Monterrey Histórico por los hoteleros del primer cuadro de la ciudad así como por el ayuntamiento, poco o nada se ha dicho sobre el impulso que se le dará a la historia regiomontana.

La primera pase de la propuesta contempla revitalizar el polígono urbano ubicado entre las calles Garibaldi, 5 de Mayo, Zaragoza y Ocampo –además del Obelisco- en donde se levantó el trazado antiguo de la ciudad.

Sin embargo para los historiadores Pablo Ramos y Enrique Tovar al proyecto le falta definir realmente "qué es lo histórico" que pretende difundir.

Hasta ahora, los hoteleros y la alcaldesa Margarita Arellanes sólo han difundido planes para revitalizar banquetas y calles del centro, además de crear una Policía Turística, pero no más.

"Es el título de un proyecto que deja mucho que desear porque aparenta otra cosa", expresa Enrique Tovar, historiador y arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el estado.

El trazado del proyecto original deja fuera a espacios emblemáticos del centro. El primer caso es el Barrio Antiguo, aunque de éste se entiende que existe otro plan para su regeneración.

Pero otro sector que deja afuera es la recién creada Ruta Histórica sobre la Batalla de Monterrey de 1846. El investigador Pablo Ramos refiere que en el polígono propuesto en Monterrey Histórico aparecen algunos sitios, aunque no los trascendentales.

"Que se incluyera la ruta histórica y turística, en donde ya hay unas placas informativas del suceso", afirmó.

ESCENARIO IMPORTANTE

Numerosos episodios de la historia han tenido como escenario el centro de Monterrey desde su trazo original en 1612. Desde la vida colonial, el paso de la Independencia de México, la Intervención Norteamericana y la llegada de la Revolución.

"En el proyecto se abarca una parte de la realidad histórica en la ciudad, sin embargo están dejando secciones al oriente y poniente que también forman parte de la historia. Pensamos en el Barrio Antiguo pero también está el barrio de La Purísima, por ejemplo", destaca Tovar.

Las posibles excavaciones en éste perímetro podrían servir para rescatar la historia urbanística del centro. Un ejemplo serían las vías del transporte de mulitas, que posiblemente se conserven bajo el asfalto de las calles Ocampo o Juárez.

Para la asociación Amigos de la Batalla de Monterrey existe otro punto de interés: las barricadas hechas en 1846 para defender la ciudad. En su poder existe un plano con la ubicación de ellas, rondando incluso en 40 fosas que se hicieron hace más de 165 años.

"Tenemos un plano detallado, con trincheras en calles como Garibaldi –en donde hubo hasta tres- en sus cruces con Padre Mier, Hidalgo y Ocampo", destaca.

Y la cultura también

-Aunque por ahora se ha enfocado al proyecto Monterrey Histórico bajo un concepto comercial, sería oportuno incluirle un enfoque cultural a la iniciativa, consideran los expertos consultados.

Enrique Tovar pone como ejemplo la ciudad de Querétaro, que basa su turismo en la apertura de galerías y espacios culturales destinados no sólo a los visitantes foráneos sino a los del propio estado.

Además, indica que ésta será una excelente oportunidad para restaurar las construcciones históricas del primer cuadro de la ciudad.

"Creo que esta sería una buena oportunidad para la dirección de arquitectura del INAH para que vigile la restauración de diversas construcciones históricas", apunta.

Ambos especialistas aprueban el esfuerzo emprendido por la administración de Monterrey y su sector comercial. Incluso, señalan estar dispuestos a colaborar para darle un peso histórico al proyecto.

"Que sepan que todas las asociaciones de historiadores estamos dispuestos a colaborar, creo que es una oportunidad única", expresó Pablo Ramos.

GUSTAVO MENDOZA LEMUS