23 de mayo de 2013 / 03:36 p.m.

Debido a que no estaba en condiciones físicas para presentarse en el juzgado, la audiencia programada para Juan Omar Díaz Olivares, chofer de la pipa que explotó sobre la autopista México-Pachuca el pasado 7 de mayo, tuvo que ser trasladada al área de Enfermería del Reclusorio de Santa María Chiconautla.

Al iniciar la presentación, a las 17:00 horas en la sala número uno de los juzgados de Control, la juez encargada del caso, Dolores Nava García, leyó un oficio enviado por el director del reclusorio, Fernando José Valdés, donde se informaba que debido al estado de salud de Díaz Olivares no le sería posible presentarse.""No es posible dar cumplimiento (…) en virtud del estado de salud del inculpado y para no poner en riesgo su integridad física"", señalaba el documento.

La petición se basó en el reporte del coordinador del área de Enfermería del penal, Fidel Romero López, en el que argumentó que Díaz Olivares no estaba “en condiciones físicas” para acudir a la audiencia correspondiente a la carpeta 423/2013, respecto a los 26 muertos, 36 lesionados y daños a vehículos y casas provocados por la explosión de la pipa.

El documento resaltó que las autoridades del penal señalaron que debían garantizar el respeto a los derechos humanos del inculpado. Ante esta situación, la juez determinó trasladar la audiencia al área de Enfermería.

Alrededor de las 18:00 horas, la juez salió del área de Juzgados, acompañada por los cuatro agentes del Ministerio Público, Jesús Alfredo Hernández, Carlos Óscar Cruz, Raymundo Ortiz y Juan Gutiérrez Rosas.

Como defensores de Díaz Olivares acudieron los abogados Gabriel Calvillo Díaz, Mauricio Raúl Calvillo y Luis Fernando Carswell, del despacho Carswell y Calvillo. También se presentó un hermano de Díaz Olivares, quien no quiso hacer declaraciones a medios.

El abogado Calvillo Díaz explicó que una de las estrategias legales de la defensa es que el juzgado acepte sustituir la pena contra Díaz Olivares por un internamiento en un centro hospitalario, ya sea público o privado.

Esto, debido a que el chofer, identificado como Erasmo, presenta quemaduras en 13 por ciento de su cuerpo, así como fracturas expuestas en sus piernas, lo cual le impide caminar.

La defensa también busca modificar la calificación del delito, pues las declaraciones de Juan Omar refieren que una combi se le atravesó cuando la pipa circulaba sobre la autopista, a la altura de San Pedro Xalostoc, por lo que no alcanzó a maniobrar para impedir que el segundo remolque de la pipa se desprendiera. Además, los abogados señalaron que la pipa llevaba la cantidad de peso adecuada y que iba a una velocidad de 85 kilómetros por hora.

Al cierre de la edición, la audiencia no había terminado.

 — ADRIANA ESTHELA FLORES