7 de agosto de 2013 / 03:44 p.m.

El subsecretario general de la IAAF, Nick Davies, dijo que sería bueno que el gobierno ruso acepte a personas "con estilos de vida alternativos, y esto podría servir como un impulso para que reconsideren sus posturas en vez de vivir en una sociedad aislada".

Al mismo tiempo, Davies insistió que el mundial debe asumir la postura de los Juegos Olímpicos y no abordar temas políticos durante su celebración. El campeonato comienza el sábado en Moscú.

Rusia recientemente implementó una ley que prohíbe la llamada "propaganda de relaciones sexuales no tradicionales", y fija multas a los que realicen marchas de orgullo gay.

La media provocó protestas fuera de Rusia, especialmente después que el ministro de Deportes del país dijo la semana pasada que la ley será implementada durante los Juegos Olímpicos de Invierno del 7 al 23 de febrero en Sochi, lo que parece contradecir las garantías en el sentido contrario que emitió el COI.

El presidente estadounidense Barack Obama también criticó la ley el martes, al señalar que él no tiene "paciencia para países que intentan tratar a los gays y lesbianas y personas transgénero de formas intimidatorias o que les hacen daño".

Davis dijo en un comunicado que, como una organización internacional, "tenemos que respetar las leyes", aunque no les gusten.

"La IAAF no puede controlar ni modificar esto", indicó.

Insistió que la IAAF se opone a cualquier forma de discriminación por sexo, religión o género.

"Sencillamente, no es un problema de nuestro deporte", dijo.

AP