4 de agosto de 2013 / 09:11 p.m.

Mientras en la conferencia de prensa el técnico de Pumas, Antonio Torres Servín se decía apenado por la derrota de hoy contra Tigres, afuera ya lo esperaba la afición, que al verlo salir le mostró su descontento pidiendo su salida.

 

 

Servín se cruzó cabizbajo en el túnel que lo trasladó hasta donde el autobús del equipo ya lo esperaba y a la salida un nutrido grupo de aficionados ya lo esperaba y comenzó a gritar el "fuera, fuera" y el "Hugo, Hugo", que también se dejó escuchar en el estadio, cuando cayó el 2-0.

 

Los gritos de la enfurecida afición del conjunto auriazul, resonaron en todo el túnel, donde se realiza la zona mixta del cuadro local y el estratega no fue el único en recibirlos, pues fue lo mismo para los jugadores y el resto del cuerpo técnico.

 

"Creo que la afición está en todo su derecho de expresarse, al ver que los resultados no llegan. Estoy apenado", había dicho Torres Servín, durante la conferencia de prensa posterior al encuentro.

 

Sin embargo, al encontrarse de frente con los seguidores de su escuadra, el timonel abordó el autobús del club lo más rápido que pudo, para en su interior tratar de apagarlos, aunque el daño ya estaba hecho, pues al igual que en su duelo contra Querétaro, los seguidores demandaron sus salida de Pumas.

Notimex