31 de julio de 2013 / 12:09 a.m.

Guerrero • El coordinador del Colectivo contra la Tortura y la Represión, Bertoldo Martínez Cruz, solicitó que la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero informe el contenido de las declaraciones aportadas por un sicario detenido en una balacera ocurrida el 21 de julio, mismo que interrogó y utilizó para hacer una reconstrucción de hechos.

En Chilpancingo, Martínez Cruz destacó que es claro que la agresión cometida en contra de los desplazados de La Laguna, municipio de Coyuca de Catalán y asentados actualmente en La Unión, municipio de Ayutla, tiene que ver con el añejo conflicto por la tala inmoderada de madera que se vive de manera constante en la sierra.

Los desplazados son aproximadamente 110 personas, entre hombres, mujeres y niños que abandonaron sus casas en La Laguna, a partir de las agresiones que sufrieron de parte de presuntos talamontes y narcotraficantes.

Recordó que una de las dos personas abatidas el pasado 21 de julio por la Policía Ciudadana de la UPOEG, tenía su credencial de elector emitida en Petatlán, por lo que se deduce que fue en la Costa Grande donde se planeó el atentado.

"No tenemos duda en que se trata de gente que ha estado golpeando a los ciudadanos en esa parte de la sierra", indicó el dirigente social.

Lo que hasta el momento desconocen los desplazados y las organizaciones que velan por su protección, es el contenido de las declaraciones del pistolero detenido por la UPOEG, mismo que fue interrogado durante varios días y posteriormente entregado a la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Antes, el delincuente fue utilizado para hacer una recreación de hechos, lo que pasó por visitar todos los puntos que se siguieron para llegar hasta el punto de la agresión.

"Queremos saber qué dijo el detenido, lo tuvo la autodefensa y hasta ahorita no tenemos conocimiento de que lo hayan canalizado a las autoridades. Queremos saber qué fue lo que dijo respecto a quienes ordenaron el ataque, cuánto pagaron y qué efectos pensaban tener", apuntó.

Recordó que el día del ataque, el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio, comentó que solicitaría que se revisaran los antecedentes de los desplazados, para saber porqué se les atacó y tomar medidas ante más actos de persecución.

Hasta el momento no se ha vuelto a tocar el tema, pero de antemano señala que el planteamiento de Plácido Valerio puede ser contradictorio,

"No se ha dicho nada de la investigación hacia las familias desplazadas, aunque creo que lo que debe hacerse es justicia por todas las cosas que han pasado, que se encarcele a quienes los han agredido y seguramente eso les permitiría regresar a su lugar de origen", apuntó.

Comentó que los desplazados están dispuestos a que se les investigue, pero consideró inadecuado que se les haga víctimas de nuevos agravios en la zona en que permanecen, la mayoría en contra de su voluntad.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN