10 de agosto de 2013 / 05:54 p.m.

El conjunto entrenado por el alemán Bernd Schuster estuvo muy desdibujado en la primera mitad, en la que naufragó por completo y cometió muchos errores defensivos que le costaron los tres goles conseguidos por 'Los Villanos', aunque los malagueños fueron muy superiores tras la reanudación e incluso merecieron el empate.

El delantero local Benteke, con dos tantos, uno de ellos de penalti, se impuso claramente a la pareja de centrales malaguistas, el brasileño Weligton y el argentino Angeleri, aunque toda la línea defensiva estuvo desajustada durante los primeros 45 minutos.

Aún así, hasta el minuto 10, el Málaga tuvo el mando del partido y gozó de ocasiones por medio del polaco Pawlowski y del paraguayo Roque Santa Cruz. Sin embargo, en su primera llegada al área malaguista, el Aston Villa se adelantó a los 11 minutos en una jugada personal de Benteke.

Esto afectó mucho al conjunto malagueño, que parecía desencajado, con pocas opciones y una escasa creación de juego.

Para colmo de males, el defensa brasileño Weligton Robson se lesionó y tuvo que dejar su sitio en el campo al joven central panameño Roberto Chen, que debutó con la zamarra blanquiazul.

A los 20 minutos, un córner lanzado desde la izquierda y rematado de cabeza, sin oposición alguna, por el zaguero Vlaar puso el 2-0 en el marcador.

El Málaga, aletargado, intentó acortar diferencias y reclamó un posible penalti sobre Santa Cruz, aunque el árbitro no pitó nada y fue el Aston Villa el que amplió su renta a la media hora de juego.

El veloz Benteke se marchó por velocidad y Angeleri le zancadilleó dentro del área, tras lo que el propio jugador lanzó la pena máxima y convirtió el 3-0.

Con el partido sentenciado, el Málaga buscó acortar diferencias, lo que consiguió a tres minutos del descanso cuando un centro del delantero polaco Pawlowski, tras sortear a dos jugadores, lo introdujo en su propia puerta el central local Okore.

En la reanudación todo cambió. El Málaga cogió el mando del juego y empezó a dominar, con el polaco Pawlowski como gran protagonista del encuentro por su velocidad y profundidad. Un lanzamiento suyo lo repelió el poste.

El gol rondaba la portería del Aston Villa y fue el joven centrocampista Sergi Darder el que, con un disparo desde fuera del área, acortó distancias nada más superarse el primer cuarto de hora de este periodo.

El Málaga, mejor posicionado, más rápido y dominando todas las facetas del juego, buscó con ahínco al menos el empate, pero sin éxito a pesar de las ocasiones que creó. Al final, derrota malaguista tras una primera parte para olvidar y una segunda que invita al optimismo para el estreno liguero ante el Valencia.

EFE