VÍCTOR SALVADOR CANALES
17 de mayo de 2013 / 01:00 p.m.

Apodaca • El piloto Juan Carlos Rocha Argumedo, quien acompañaba a Francisco Saldaña, propietario del avión quien lo piloteaba, atribuye a una falla mecánica el accidente que tuvieron el miércoles al mediodía.

Con su experiencia de 30 años y alrededor de 6 mil horas de vuelo, nos dice en su lecho de enfermo que… “gracias a Dios estamos vivos… aunque un poco golpeados, como me puede observar”, nos dice mostrando un muy buen humor.

“Mire, yo iba de copiloto, acompañando al dueño del avión para cualquier emergencia que no esperábamos se presentara, y pues ocurrió”, nos comenta.

Con fractura en la nariz y el brazo izquierdo, moretones en ambos ojos, rodeado de su familia acepta conversar con Milenio Monterrey.

“Es muy probable que haya sido una falla mecánica, porque cuando despegamos, nos dimos cuenta a 300 pies de altura que el avión no ascendía, por el contrario comenzó a descender”, explicó el piloto.

Agregó que quien piloteaba auxiliado por él, decidieron mantener nivelado el avión y dirigirse al Autódromo para un aterrizaje forzoso.

“Yo advertí que en una de las curvas había llantas acumuladas y ese era nuestro objetivo para aterrizar y detenerlo”, subrayó.

Destacó que todo iba bien, pero a causa de un alambre que no fue posible eludir, el avión bajó bruscamente y se estrellaron con el techo de ese almacén en terrenos del Autódromo.

“Desde 1982 piloteo, y este es el primer accidente que por fortuna y gracias a Dios no fue de resultados funestos, aunque sí estuvimos muy cerca de que eso ocurriera, en caso de que nos hubiera tocado más alto”, señala Rocha Argumedo.

El avión es de cuatro plazas, iban dos pasajeros que también, igual que él y el señor Saldaña, resultaron golpeados, aunque señala que son lesiones muy leves las de ellos.

“Le voy a decir”, destaca en respuesta a una pregunta, “no perdí el conocimiento, pero sí, después de estos golpes que tengo, me vino un shock que fue breve, pues no era para menos”, concluye.

En unas horas más, esperaba que lo dieran de alta para pasar a su domicilio a descansar.

El accidente aéreo ocurrió alrededor de las 13:15 de éste miércoles, a un kilómetro del Aeropuerto Internacional del Norte de donde tenían poco tiempo que acababan de despegar.

En él viajaban cuatro personas, entre ellas dos mujeres, quienes fueron rescatadas con un montacargas industrial y sólo presentaban heridas leves.

El lugar donde cayó el avión es una bodega donde eran almacenados varios vehículos de carreras en el Autodromo Monterrey.

En el techo del inmueble quedó un gran boquete.