14 de enero de 2013 / 02:43 a.m.

"Y ya lo ven, y ya lo ven, somos locales otra vez", este lema, al son de los tambores y las trompetas, fue entonado por los miles de aficionados que se dieron cita al Estadio Andrés Quintana Roo para ver a su equipo, Tigres, en el duelo de la jornada dos del Clausura 2013.

Más de 5 mil aficionados abarrotaron el inmueble del equipo de Ricardo La Volpe con el fin de hacerse sentir como locales y no abandonar a su equipo incluso fuera de casa en este camino rumbo al tan ansiado título.

Desde el pasado vienes la afición comenzó a llegar al estado sureño del país, familias enteras en avión y otros en autobús, llegaron a Cancún para esperar el domingo, día en que verían a su equipo en acción.

La pasión comenzó desde temprano con la llamada previa, luego de cantarle a Tigres en las calles de Cancún, la gente auriazul llego al Estadio de Quintana Roo, así comenzó a tomar su lugar en el inmueble para, todos vestido de amarillo y azul, iniciar a apoyar a su plantel con cánticos, gritos y de más en este partido donde nuevamente la hinchada de Tigres fungió como local a ser mayoría entre la afición del Atlante.

Jair Ramos