14 de febrero de 2013 / 02:34 a.m.

El funcionario estimó que la próxima semana se podría develar el plan integral de manejo para la zona en coordinación con el municipio regiomontano.

Monterrey.- El centro de Monterrey se tornará color ocre como parte del proyecto de regeneración, al ser esta tonalidad la elegida por la autoridad estatal para que predomine en las fachadas.

Fernando Gutiérrez, secretario de Desarrollo Sustentable de Nuevo León, indicó que se busca retomar los colores regios para darle un toque distintivo a las obras, que comprenden la remodelación y embellecimiento del primer cuadro de la ciudad.

El funcionario estimó que la próxima semana se podría develar el plan integral de manejo para la zona en coordinación con el municipio regiomontano.

"Hay una paleta de colores que no se distingue, si vas al Barrio Antiguo ves todos los colores de la paleta cromática y tienen que regresar los colores norestenses…(son) los colores ocre, los colores que tienen que ver con nuestra tierra, es una renovación importante de todo, cambios de políticas, de densidades, de reglamentación, de peatonalización", sostuvo.

Aunque un eslabón fundamental del proyecto es que los otrora vecinos del centro que huyeron a otros municipios como San Pedro regresen a sus antiguas propiedades, Gutiérrez Moreno descartó el cobro de un impuesto de mejoría.

"No, definitivamente no está pensado que exista ningún impuesto ni tampoco expropiaciones, las premisas fundamentales que el gobernador ha venido subrayando es la revitalización directa a través de los propios medios".

Los procesos de expropiación o de cobro de un impuesto por mejora se han empleado en otras partes del mundo pero sin mucho éxito, refirió el funcionario estatal, que además recordó la existencia de obras ancla como el Casino Monterrey, la Catedral o el Museo Marco que hacen atractivo al sector.

Sobre las calles que serán transformadas a peatonales, dijo que serán anunciadas en su momento por el gobernador Rodrigo Medina, pero confirmó que ya se tiene un gran avance en este análisis que permitirá interconectar puntos como el Parque Fundidora con el Paseo Santa Lucía, el Barrio Antiguo y la Macroplaza.

De acuerdo al titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, un 50 por ciento de los predios ubicados en el primer cuadro se encuentran en condiciones de abandono, en tanto que 169 locales están protegidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Luis García