15 de junio de 2013 / 10:09 p.m.

La Selección Mexicana de futbol trabajó este sábado en el estadio Maracaná, el cual dejó una grata impresión tanto a los jugadores como en el cuerpo técnico, previo a su duelo inaugural en la Copa Confederaciones, contra su similar de Italia.

El conjunto que dirige José Manuel de la Torre, realizó un ligero entrenamiento para reconocer la cancha del recién remodelado inmueble que será escenario mundialista el año entrante, un escenario que no dejaron de alabar.

"Estar en el Maracaná es algo muy significativo para todos nosotros, son estadios emblemáticos en todo el mundo, como lo es Wembley, como el Estadio Azteca", señaló el "Chepo" De la Torre, en la conferencia de prensa previa a la práctica.

"Para cualquier futbolista estar en estos estadios, para cualquier persona que se dedica al futbol, es maravilloso, son sueños que ahora se hacen realidad y que vamos a buscar disfrutarlo y ahora que está remodelado con mucho mayor razón", añadió.

Para cuidar la grama los porteros trabajaron en una de las esquinas, donde les colocaron un arco móvil, mientras que el equipo realizó un pequeño interescuadras en esa misma mitad de la cancha.

Después de la práctica, la Selección Mexicana quedará concentrada en su hotel sede, con miras a su debut en la Copa Confederaciones de la FIFA, en la que espera mejorar en cuanto a lo mostrado en la eliminatoria regional.

Por lo que toca al Maracaná, luce casi terminado en su interior mientras que al exterior, se pude apreciar a trabajadores ultimando los detalles, para que pueda estar presentable tanto para esta justa como para la mundialista del 2014.

Notimex