7 de diciembre de 2013 / 02:09 a.m.

Monterrey.- La plaga del gusano descortezador no debería ser tan grave, pero ante la falta de una refoestación adecuadad en la entidad, ha encontrado un ambiente propicio para propagarse, lo que no hubiera sucedido si el Gobierno Estatal hubiera cumplido su oferta de reforestar 26 mil hectáreas por año, señaló el ecologista Guillermo Martínez Berlanga. Recordó que el Gobernador Rodrigo Medina se comprometió a reforestar 6 mil hectáreas por año, pero ala fecha no lo ha hecho, lo que implica que tiene un déficit mayor a las 80 mil hectáreas.

"Es un problema grave, porque existen 11 variedades del gusano, y todas son sumamente voraces", dijo.

Con los cambios climáticos, aunado a la debilidad forestal y la sequía, el gusano descortezador encuentra un campo adecuado para crecer, e incluso le facilita atacar y acabar con árboles jóvenes y sanos.

Es tan voraz, que en un año, acabó con 3 mil hectáres de árboles en Durango durante el 2011.Martínez Berlanga consideró que el uso de agentes químicos no favorece la situación, pues no acaba con la plaga. La unica solución está en manos de la naturaleza, que traiga un invierno suficientemente frío como para matar gusanos y larvas.Lamentablmente Nuevo León es una entidad con un alto número de especies de pinos que son facilmente atacadas por este gusano que podría acabar con algunas de las nueves especies endémicas de coníferos que tiene la entidad.FRANCISCO ZÚÑIGA