— REDACCIÓN
14 de enero de 2013 / 03:30 p.m.

Linares y Juárez  Tres personas lesionadas que estaban al parecer privadas de la libertad, logaron escapar cerca del municipio de Linares; utilizaron una camioneta que tenía tres cadáveres en la caja.

Ayer, después de las 06:00, una joven mujer llegó solicitando ayuda al personal de la caseta Fitosanitaria ubica en el kilómetro 137 de la carretera Nacional, casi en los límites de Nuevo León con Tamaulipas.

La dama pidió por favor que llamaran a una ambulancia, porque había algunas personas heridas, ahí cerca; el guardia de ese punto no dudó al ver a la mujer con sangre en la cara y en la ropa. No hizo ninguna pregunta; se imaginó que se trataba de un accidente vial y marcó a la Cruz Roja de Linares, así lo informó la Policía.

Enseguida, la joven se retiró rumbo al norte de ese lugar, a unos cien metros; esperó la ambulancia que arribo unos 15 minutos después de la llamada de auxilio.

El guardia contó a la Policía que de repente salió de la caseta para ver lo que pasaba y entre lo oscuro de la madrugada vio que una camioneta se acercaba a donde estaba la joven con los paramédicos; observó en la cabina a dos hombres, con mucha sangre en la cara y optó por retirarse.

Los paramédicos de la Cruz Roja trasladaron a un hospital de Linares a Pedro Gómez Espiricueta, de 35 años, de Apodaca; José Gregorio Martínez Rodríguez, de 47, de Uruapan, Michoacán, y la joven Guadalupe López Solís, de 22, de Cuautla, Morelos.

Ante los uniformados, los heridos contaron que desde principios de la semana pasada, viajaban en tiempos distintos por una carretera del sur de Nuevo León cuando personas armadas los secuestraron.

Las personas llegaron a bordo de una camioneta Chevrolet pick up, sin placas de circulación, en color gris y del año 1999.

Los agentes ministeriales han batallado en cuestionar a los heridos por su delicado estado de salud, además de que han caído en algunas contradicciones.

Sin embargo, se supo que fueron privados de la libertad y que escaparon durante la madrugada de ayer, cuando los desconocidos los abandonaron al darlos por muertos.

Los afectados no supieron precisar el sintió donde los dejaron, pero explicaron que se quedaron sin moverse durante un buen tiempo y al no escuchar ruidos decidieron encender la camioneta.

Como no conocen el lugar circularon por varias brechas, hasta que salieron a la carretera Nacional y luego llegaron al sitio donde los ayudaron.

Las personas sin vida son dos compañeros de viaja de José Gregorio, quienes son traileros, mientras que la otra víctima era el novio de la joven Guadalupe. A uno de los hoy occisos presuntamente le arrancaron la lengua.

La dama relató que fue el pasado martes cuando la secuestraron, en pleno día; la Policía no quiso revelar a donde se dirigían y ni el tipo de auto en viajaban, por su seguridad.

Con respecto a los traileros, de los cuales sólo dos permanecen con vida, se ha logrado recabar que estacionaron sus unidades para ingerir alimentos y ahí fue cuando se los llevaron.

Este evento provocó la concentración de un alto número de policías federales, estatales, municipales, de la Fuerza Civil y militares, quienes al obtener la información montaron diversos operativos en brechas y carreteras de la zona.

Por la tarde, se supo que más de cien elementos se incorporaron a las pesquisas, pues trascendió que los detectives ya contaban con información de secuestros por las carreteras de la región, delito que no se presentaba desde el pasado verano.

Lo siguen y matan

La Policía Ministerial Investiga el asesinato de un joven hombre que fue perseguido por un grupo de sujetos armados y masacrado en el interior del porche de una vivienda ajena a los hechos, en la colonia Vistas del Río, en el municipio de Benito Juárez.

Los hechos fueron reportados poco antes de las 21:00 de ayer por los equipos de rescate, quienes acudieron al llamado de auxilio que dieron los vecinos del sector que quedaron muy espantados por lo ocurrido.

El reporte se dio mediante una llamada anónima en las calles Vista de la Primavera y Vista del Huisache, en la mencionada colonia.

Hasta la esta madrugada, la versión que se recopiló mediante los pocos testigos de los hechos es que el varón de una edad aproximada a 25 años, complexión media y de cabello negro y tez morena, ingresó a un domicilio para guarecerse.

Pero en su desesperado intento de escape, los pistoleros lo ubicaron en este sitio y abrieron fuego en contra de la humanidad del veinteañero, usando rifles de alto poder.

Las balas causaron la muerte del perseguido, quien no pudo ser identificado, aunque ya se contaba con un apodo y versiones de algunas de sus actividades.

Este caso era relacionado a la delincuencia organizada, pero más orientada hacia el fenómeno del narcomenudeo por la manera en como ocurrieron los hechos y las testimoniales que se recabaron por parte de las autoridades.

El cadáver del infortunado joven fue llevado al anfiteatro del hospital Universitario, donde se esperará a que los restos sean reclamados por familiares.