Óscar Rodríguez 
13 de julio de 2013 / 12:27 a.m.

 

Oaxaca • La Procuraduría General de Justicia del Estado de Oaxaca confirmó el secuestro de nueve centroamericanos por una banda vinculada con el crimen organizado. En la acción, uno de los migrantes resultó muerto, tres lograron escapar y otros cinco permanecen desaparecidos.

El subprocurador de Justicia en el Istmo, José Matus, explicó que tres de los nueve migrantes habían sido secuestrados en inmediaciones del municipio de Ciudad Ixtepec cuando viajaban en un tren de carga, y ya se encuentran a disposición del Instituto Nacional de Migración tras su rescate, mientras que dos de los presuntos plagiarios fueron detenidos y ya rinden su declaración ante el agente del Ministerio Público.

Durante el plagio, los secuestradores asesinaron al salvadoreño Tomás Ferman Villatoro, por lo que se inició la averiguación previa correspondiente.

El fiscal reportó que hay cinco indocumentados más cuyo paradero se desconoce, “no se sabe si lograron huir o siguen plagiados”.

Detalló que el asesinato de Ferman Villatoro fue denunciado por Rolando Antonio Ferman, sobrino del fallecido, quien "con sus testimonios y de otros migrantes, contribuyó a la detención de Juan Carlos Catillejos Morales ‘El Carrito’, originario de Arriaga, Chiapas, y José Ramón Núñez Flores ‘El Pelón’, de nacionalidad hondureña".

El fiscal explicó que "los detenidos revelaron que el homicida del inmigrante es un sujeto conocido como 'El Nica'".

Los centroamericanos que están bajo resguardo de agentes del INM son el hondureño Hernán Sigfredo Martínez, de 33 años de edad, y los salvadoreños José Ramón Ramírez, de 27 años, y Rolando Antonio Ferman, de 32 años, con cuyas declaraciones se espera dar con los presuntos secuestradores que faltan por detener.

El subprocurador de Justicia negó que los hechos estén vinculados con el secuestro de unos 50 centroamericanos ocurrido el pasado 16 de diciembre, que fue denunciado por el coordinador del albergue Hermanos en El Camino, Alejandro Solalinde Guerra.

Agregó que los presuntos secuestradores no pertenecen a la banda Mara Salvatrucha, como lo han denunciado los defensores de los migrantes centroamericanos.

Por su parte, Solalinde Guerra aseguró que el gobierno de Oaxaca "busca desviar la atención y minimizar la información, quiere que la sociedad vea que hay unas banditas, pero no, están bien organizados y sí son de los Mara, hay vídeos que así lo demuestran y esas pruebas las tenemos nosotros".